"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

lunes, 31 de octubre de 2011

cuando no estás

Ahora que estoy sola el mundo llama a mi puerta
Y como voy a abrirla si tengo todo en desorden
Si no se donde guardar nuestras cosas 
Si los cajones están que rebosan de sentimientos, de dolores, de recuerdos
Como voy a abrir la puerta si no estás tu para ordenar mi desorden
Si no estás tú para decirme como recoger los pedazos de mí que van cayendo por el cuarto
Si no estás tú asomando tu ojo por la rendija de mi ventana, si me faltan las manos que me levantan de la cama.
Como voy a abrir con este pelo revuelto si me faltan tus dedos acariciándolo, colocándolo en su sitio.
Y quien más va a entender este desorden, quien más verá dulzura tras el desastre que esconden mis sonrisas, tu conoces la vergüenza que guardo y la besas cuando se me cae frente a los pies.
Quien abrirá las barricadas para salvarme de los escupitajos que el mundo me lanza, quien derribará fronteras para buscarme, construyendo nuestra patria en la cama y nuestro himno en los suspiros
Quien me pedirá que me calle cuando estalla la tormenta por mi boca, quien irá guardando y buscando tras de mi todo lo que voy perdiendo, todo lo que fue quedando quien lo guarda en sus bolsillos, quien me buscará cuando me pierda en el laberinto que es mi cabeza.
Quien tirará a porrazos las cuatro paredes que se estrechan sobre mi corazón, quien me retará cada día, sacándome de mis casillas, este ajedrez derrumbado, esa mano que liberaba a este peón autómata, quien buscará mis fallos para provocar el brinco de mi corazón, el salto de mis venas, la rabia que me llena, las palabras bombardeando, atropelladas saliendo de mi boca, mi leve cuerda agarrándome a la realidad, para no perderme demasiado, para recordarme, ve con cuidado, quien me esperará tras cada viaje,  ¿dónde queda todo? ¿Quién? ¿Quién me salvará si tu no estás?

jueves, 27 de octubre de 2011

VERSOS ARMADOS

No arañes mis caricias, no te creas las mentiras,  no te pongas de rodillas, grítame bien fuerte, ni yo me llamo Alicia ni esto es un jodido país de maravillas

Si agacho la mirada, ingenuo estúpido creerás que soy tímida, una gata agazapada, no te engañes, es para que no descubras mi rabia acumulada que si mis palabras fueran armas fusilarían a esta ciudad enajenada. Ahora piensa en mi otra vez Que decepción verdad? Se muere mi mariposa pacifista cuando los nubarrones avecinan falsedad.

Vamos! Odiame te repito, dame la excusa perfecta para beberme los sueños que un día tuve, junto con tequila de un sorbito, deseo estrujar las grietas de esta urbe.  Dame el motivo para subir a la azotea y derribar los muros de estos sentimientos que en mi pecho son marea, desde aquí lo veo claro, el mundo por fin se tambalea.
No alimentes esta calma aburrida con palabras dulces, esta cuidad ya me esconde las estrellas con sus luces,  hoy no quiero sentirme normal, insúltame y luego dime casi escupiendo que soy una radikal, me siento más tranquila más cerca de mi verdad, crees que solo quiero estar en contra de todo, pero solo necesito respirar, cuando tu me llamas radikal, me das la excusa para reventar este corazón burgués y volver a soñar.

No te asustes tanto, no dejes tan claro que tienes miedo a elegir bando, mójate no se a que viene tanto titubeo, si ahora estás paralizado no se que harás cuando llegue el bombardeo.

Intenta inyectarme el miedo, desgastaté, ya no funciona conmigo, cuando empecé estás letras ya me liberé, este instante ya no soy esclava de vuestro terrorismo edulcorado, cuando escribo me siento como si lanzase bombas a esta mentira de estado que día a día me golpea, mi cerebro está desencantado, pero mi corazón está agitado, está revolucionado, y miro atrás y pienso, “ya no me creo nada de lo que me han contado”.

Venga voy a torturarme, enciendo la televisión y mis venas arden, pasan los minutos y lo voy notando como desgarran mi libertad, joder! Se me escapa entre mis manos, me la estáis arrebatando otra vez! Mejor sigo escribiendo, entre las letras nado como un pez,  y ahora solo deseo reventar al desalmado que con puñales y rosas nos ha engañado, arrojaría a todos los príncipes al río y escupiéndoles gritaría convertiros en sapos! Dejarnos tranquilos!

Ay, estoy agotada, ya me siento derrotada, cuando se que estas palabras que son mi rabia desatada no sirven de nada, el resto de mentiras son quimeras bien vendidas, cadenas amarradas, un freno a nuestras huidas.

Voy sembrando en mi mirada cien derrotas, cuando discutimos me entusiasmo y tu lo notas, ahora mismo me pondría ciega de copas, para matar este olvido recordado, este orgullo apuñalado que se quiebra en mi garganta cuanto todos se han largado. Ay, anhelo soledad, no dar explicaciones, quiero perderme en mi eterna intimidad, podría pasar la semana sin hablar con nadie más, tengo pendiente un duelo con mis lagrimas, pero me acobardo en el espejo y me convierto en instantáneas desgarradas por tu flash. Aplazo la contienda, la batalla sigue en pie, mientras sigo caminando hasta golpearme con la pared.

Hoy me inmolo tras las rejas de esta intensa lluvia, que afila mi piel, quiero dejar calada hasta los huesos a esta temblorosa furia. Acelero en el asfalto, podría estrellar mis ideales contra un muro, o me voy a la Moncloa a gritarles “NO DEIS MÁS POR CULO, ahora donde queda el mundo”, devolverme la alegría , a veces una cosa desearía, no pensar en nada, pero no puedo evitarlo, a este gobierno con mi sangre escupiría. Aún planeo mi vendeta, en mi anehlo jamás pierdo la partida, en mi mente os arranco sin remilgos la careta, os gruñe mi mirada, quiero borraros esa jodida mueca.

Aaah que desgana tengo encima, nos robáis el torrente, me hacéis creer que estoy vencida, le ponéis a la esperanza apellido, pero ya gritarán los lobos y no soportaréis su aullido. Me preguntas si es una amenaza? Por supuesto, no pongáis a prueba mis deseos de venganza, aunque suelo aplacarlos, pero lo siento, he cambiado, ya no toleraré la estafa.

Mis puños tiritando y mis dientes apretados son trincheras en mi cuarto, mis rebeldes rescatados, tened cuidado, estos versos van armados.

sábado, 22 de octubre de 2011

dejarme


Algunos se sorprenderán de mis letras acabadas, de este espíritu depresivo que escondo en la trastienda,
tras mi sonrisa constante dejarme que yo misma no me entienda,
y  que cuando escriba al menos me libere de esta sonrisa escondida, de esta mueca perenne, de esta rabia dormida, guardo tras mi alegría durante el día una pesimista a veces derrotada, otras veces, y son las mejores, una espina indignada

Dejarme que arañe el corazón y me regodee en mis gotas de sangre, que busque el dolor como un sabueso inquieto y con hambre.
 Dejarme que me haga la mártir, dejarme que me cargue lastres, que acarreé derrotas, aunque quizá me correspondan otras,  pero joder dejarme, dejar que libere a mi monstruo oscuro, a mi lágrima himplada, dejarme que me crea que por mí nadie dará un duro, dejarme que a veces meta del dedo en mi yaga.

Dejarme que me enfrente, dejarme que esta tormenta me de palos en la espalda, pues solo así me reinvento,
solo así converso con mi reflejo,
solo así un instante sueño que reviento
y atravieso al otro yo que sonríe en el espejo.

Dejarme que me drogue mirando la luna con complicidad,
diré que el humo saliendo por mi boca es poético, dejarme ese segundo de tranquilidad, pero en esta estampa falta tu pecho en mi espalda, lo admito, eso si es felicidad…

Dejarme que vomite pestes adornadas con palabras desgastadas,
que mande a la mierda este planeta  con una dulzura melodramática,
dejarme que vacía mis vísceras sobre el papel, que sea esa mosca cojonera aleteando como una mariposa, no quiero cumplidos ni rosas, dejarme en paz, soy verdaderamente feliz cuando no me siento hermosa,
olvida mis piernas, yo jamás seré esa diosa.

Dejarme sola, para que no os salpique mi derrota, mi frialdad despiadada,
y aunque tierna en ocasiones,
mejor dejarme sola son puñales mis pasiones.

Dejarme tranquila tras esta borrachera revuelta,
ahora mis resacas son más duras y me juzgan golpeando con fuerza la puerta,
quizás porque con los años el alcohol ya no consigue liberarme de esta traición del mundo de sus mentiras absurdas,  
las borracheras ya no me engañan sino que me abren los ojos y vomito con más ganas palabras despiadadas contra vosotros,
almas aplastadas, manos atadas, bocas calladas, sois mi tortura, vuestras conversaciones vacías me derrotan y agotada opto por la cordura,
que lástima pues a veces los delirios me vuelven más sensible, y encuentro comprensión en la locura

Dejarme que hoy os cuente la pena que me da que aceptéis victoriosos las migajas,
sois  corderos conformistas que se creen vencedores, dejarme que hoy me quede a gusto y me queje sin tapujos y quiera matar a todos los que matan mi espíritu con sus lujos,  los que tienen cogida por los ovarios a mi rabia,  esa que tristemente solo tras estas palabras se siente liberada, pero siempre ella da luz a mi mirada.

Confórmate si un segundo al día me conformo pues mi lucha eterna me transforma cada noche en una protesta  despiadada, en una violencia desmesurada, pero dejarme! Dejarme que estalle en palabras! Ya me aplacarán estas calles, estos cerebros lavados, este desfile de borregos lobotomizados, dejarme que sueñe con perderlo todo,
que más da….el desfile publicitario me acabará convenciendo para desear tenerlo de algún modo.

Salgo siempre sin el escudo de un maquillaje, para que le eches huevos y me mires a los ojos viendo tras ellos la foto de un paisaje,
 pero también mirad las ojeras del mundo cuando me desvela y me inquieta,
mirad como las madrugadas me desgarran,
 pero dejarme, por si acaso guardo un corazón preparado en la maleta.
Dejarme que hoy llore a gusto y os mande a la mierda,
dejarme que por este instante no sea yo vuestro aliento,
la mano que sujeta vuestra cuerda,
hoy no quiero ser el ánimo a tu espalda, solo una hoja que tras el torrente fluye derrotada.

Dejarme que grite que este no es mi país ni yo su ciudadana, la casualidad es mi patria tenerlo claro, no encontraréis mi orgullo en una bandera desgastada,
en una canción que para mi nunca dijo nada,
este himno vacío que solo esconde una ciudadanía derrotada,
el morado preso tras una cadena demasiado bien adornada.

Ya tendré tiempo de que esta sonrisa me envuelva en mi burbuja helada en esta parodia escondida, no hay más drama, quien no ha soñado sentirse vencido en el desafío de la noche, en la puerta de la soledad,
 quien no ha soñado morir para luego resucitar.


lunes, 17 de octubre de 2011

Cuando despierto

Ya que desperté no me atrevo a volver a dormir
Tengo miedo a perder este tormento hermoso estas ganas de vivir

Cuando me detengo frente al espejo algo no cuadra
Algo no es mío, un color que me han impuesto me amarga y me daña

Agitando mi cuerpo me desgarro la ropa que me oprime, me  aprieta
Y viene a mi el temblor como si en mi nuca hubiera una fría escopeta
Un desafío, una nueva lucha contra el destino, ese en el que no creo
Ese en el que jamás me veo

Cuando mi conciencia deja de tener sentido y se siente abandonada
Mi idealismo intenta rescatarme de esta gran tumba adornada
Y se me llena la boca de mierda que se cae a trozos mientas mi lengua acaba diciendo nada entre sollozos

Cobardes se me cruzan por las aceras de estas calles grises
Silenciando los deseos, la lucha, la rabia que también arde en las fronteras entre países
Y de pronto anclo mis rodillas contra el suelo, cabizbaja me encuentro
Vencida de no hallar ese horizonte, por que jode tanto querer cambiar el cuento

Nos convencieron en su día de que habíamos logrados una gran victoria
Pero es un sol nublado, un sol que no nos deja ver, un sol que apaga nuestra euforia
Solo son rejas de oro adornadas, mentiras que engañan para que busquemos la gloria
En vez de perseguir las pompas de jabón como dijo Machado intentando dar una lección de historia

Quiero devorar y beberme este mundo que sabe a alcohol de garrafón
Pero al llevármelo a la boca solo es un vaso vacío, una guitarra sin canción
Y me desencanto, me reviento, no quiero salir de casa, hoy me pica el alma esa que hombres grises tras una cruz me dirán que nunca tuve, pero no me duele su ignorancia, en la tierra está mi nube.
Pero no pasa nada, la esperanza es la puta más fiel que me amansa y me calma, y pienso que paradoja
pues también me revienta el pecho cuando se transforma en un sueño que solo es  sudor en mi cama.
Y tu sonrisa esa caricia que siempre me salva, aunque mi estampa cruel no merezca a veces ni una palabra de amor, pues en su día hasta he sido capaz de destruir la mas dulce flor…

Y que estoy reclamando? si yo no soy nada, si no valgo la pena, si mi miedo es mi condena, mi dolor de cabeza solo me recuerda cuan frágil e idiota soy, es el futuro golpeando en mi sien, recordando que nada cambió ayer y nada cambiará hoy.

Solo la sucia poesía desgarrada y fea me consuela y me rescata , me ayuda a adaptarme en este país de cloaca, de ratas que desayunan con conciencias beatas, en este país anclado en un mañana apagado, donde aquel que no encaja, aquel que es diferente solo se convierte en otro poema derrotado, en la suela de un zapato desgastado.

Harta de escuchar bondades, palabras edulcoradas, hasta el que alardea de ser una mano tendida solo es un estandarte de envidia, un deseo de pasarte por encima. Su solidaridad esconde en la trastienda un reclamo de aplausos y alabanzas algo que riegue su ego, ese gusano que pudre todas las manzanas.

Suspiro y vuelvo a dormir temblando, por la incertidumbre de si volveré a despertar y vendrán a verme las palabras que esta noche me están salvando, esta droga frustrante que me llena de vida cuando mi rabia se siente vencida, siempre mi rabia, y tu sonrisa mis tesoros guardados invencibles tras esta brisa.

temblar

Llegó buscando un susurro entre la gente
Abria los ojos como si ese gesto acercase aquellas voces
Le temblaban las piernas al caminar, el viento frenaba sus pasos hacia la plaza
Un temblor comenzó a acelerarle el corazón
Miles de murmullos reunidos alzando la vista
El calor se colaba por los huecos entre los cuerpos
La brisa de primavera abre nuestros pulmones
Alterados, la lucha es el sueño, el fin no es la victoria
Que el corazón vuelva a latir, rescatando las flores que adornaron la historia
Al mirar al horizonte voces alzadas
Manos tintineando en el aire
Frases sobrevolando las cabezas
Libertad y revolución dando saltitos de boca en boca
Están temblando hombres grises en sus jaulas
Se aprietan y alzan viejas manos que habían perdido la esperanza
Ojos jóvenes que se abren bajo el sol
Se ha abierto la puerta a nuestra revolución
Se han reunido los perdedores
No para luchar por ser ganadores
El sueño y la rabia son sus galones
Su miedo, su avaricia nos quiso hacer temblar
Y temblamos, pero al mirarnos los unos a los otros
Encontramos el calor y la ciudad tuvo un nuevo sabor, un nuevo color, un nuevo olor.
El sol brilló y algo cambió
Ahora está temblando su ejército de mentiras
Está temblando la rutina
Está temblando la apatía
Está temblando el gigante invisible
Por fin, están temblando ellos

Latido

Irreverente, incorrecta, insolente
Me acusas, me señalas, me reprochas
Como te atreves a agarrar mis manos?

Por las calles remolinos vacios de gracia
Rincones ocultos escondiendo los latidos
La pasión se convierte en amenaza
Deseo y tabú luchan su contienda en la ciudad.

Soy más vulgar cuando amanezco que antes de dormir
Por la noche las figuras, las ideas, los sueños, parecen posibles
La luz del día vuelve oscuros y tristes los rincones donde habitan los latidos.

Tras mi nuca respira un frio aliento de cadenas, de incomprensión
La ciudad me exige un compromiso a largo plazo
las promesas quieren retenerme agarrándome del brazo.
Incongruencias alrededor, la miseria se torna hermosa en mi ojos,
vuelvo a latir,
y ya no creo en nada que no sea este latido, esta insolencia , esta rabia.

El dolor y las lágrimas me ofrecen la oportunidad,
Quiero pintar ventanas dentro de esta pared derruida.
Insignificante el ruido, insignificantes los escaparates, insignificante el humo de vanidad
sólo existe mi latido, mi rabia, mi deseo

jueves, 13 de octubre de 2011

A veces no creo en nada

Ya no queda despertar, ya se ahogó la lucha
Está sumergida bajo los adoquines que encierran nuestras palabras
Se me agotan las ganas, se me cae el alma, se me escapa la esperanza
Huye corriendo no me espera, esta presa, encarcelada agotada de no tener voz
Su verde se torna gris, el gris de este país, que no dice nada, que habla demasiado
Que transforma las palabras en cajas vacías, en ecos que golpean día tras día hasta anclar nuestras rodillas al suelo. Moratones invisibles que frenan nuestros pasos, que nos impiden levantarnos que nos enseñan que solo con alas se puede volar, que triste creerlo de verdad…y yo a veces, lo confieso, a veces no creo en nada, pero me queda la esperanza, o la ilusión del loco, o el anhelo del ingenuo, o el aliento del guerrero, y es entonces cuando de pronto creo en todo, pero a veces…a veces no creo en nada, todo queda vacío, todo queda apagado, todo se vuelve inútil. Mi cuerpo pesa más cuando está lleno de nada, cuando a veces no creo en nada

Y a veces lo consiguen a veces me ganan la batalla, a veces no tengo ganas de gritar
A veces no puedo ni apretar mis puños, y pienso ya nada sirve, y lo consiguen me vencieron en esos días en que las calles no cuentan nada en que la gente mira hacia otro lado mientras un estruendo atronador de gritos de auxilio me impide escuchar mis propios pensamientos.

Y me cansa me puede me derrumban escuchar banalidades, voces podridas de ego, y hoy no tengo ganas mas que de dormir y no despertar, no quiero mirar al horizonte y que me acusen por ello, no quiero que me hagan callar cuando solo deseo cambiar, y que me digan “ya se te pasará”. No hay peor bala, no hay peor golpe no hay peor dolor, que triste pensar en que se me pase, en que la rabia venga ante mis ojos me plante cara y yo me de la vuelta, que triste ese momento, que dolor pensar que puede ser, que idiotas quienes de verdad lo creen, tirito pues se que puede ocurrir, que infierno no sentir, que no duela la injusticia, que infierno la indiferencia. Cuidaré mi rabia como una flor que intentarán secar y marchitar. Solo deseo que extienda sus raíces y me haga caminar, olvidando sus miradas, sus palabras sus dedos apuntando cargados de reproches que solo ocultan miedo, dedos de esclavos que están temblando de miedo, que infierno debe ser no tener sueños, que dolor no anhelar otros mundos, como debe ser no ver más allá del horizonte, pensar que donde el cielo y el mar se chocan se acaba el mundo, que infierno debe ser, que horror no ver más allá.
Y que se rían de mi solo riega mi rabia, solo consigue hacerme latir con mas fuerza, y despertar y volver a creer, me vuelven las ganas, es tan fácil amar esta rabia.