"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

lunes, 17 de octubre de 2011

Cuando despierto

Ya que desperté no me atrevo a volver a dormir
Tengo miedo a perder este tormento hermoso estas ganas de vivir

Cuando me detengo frente al espejo algo no cuadra
Algo no es mío, un color que me han impuesto me amarga y me daña

Agitando mi cuerpo me desgarro la ropa que me oprime, me  aprieta
Y viene a mi el temblor como si en mi nuca hubiera una fría escopeta
Un desafío, una nueva lucha contra el destino, ese en el que no creo
Ese en el que jamás me veo

Cuando mi conciencia deja de tener sentido y se siente abandonada
Mi idealismo intenta rescatarme de esta gran tumba adornada
Y se me llena la boca de mierda que se cae a trozos mientas mi lengua acaba diciendo nada entre sollozos

Cobardes se me cruzan por las aceras de estas calles grises
Silenciando los deseos, la lucha, la rabia que también arde en las fronteras entre países
Y de pronto anclo mis rodillas contra el suelo, cabizbaja me encuentro
Vencida de no hallar ese horizonte, por que jode tanto querer cambiar el cuento

Nos convencieron en su día de que habíamos logrados una gran victoria
Pero es un sol nublado, un sol que no nos deja ver, un sol que apaga nuestra euforia
Solo son rejas de oro adornadas, mentiras que engañan para que busquemos la gloria
En vez de perseguir las pompas de jabón como dijo Machado intentando dar una lección de historia

Quiero devorar y beberme este mundo que sabe a alcohol de garrafón
Pero al llevármelo a la boca solo es un vaso vacío, una guitarra sin canción
Y me desencanto, me reviento, no quiero salir de casa, hoy me pica el alma esa que hombres grises tras una cruz me dirán que nunca tuve, pero no me duele su ignorancia, en la tierra está mi nube.
Pero no pasa nada, la esperanza es la puta más fiel que me amansa y me calma, y pienso que paradoja
pues también me revienta el pecho cuando se transforma en un sueño que solo es  sudor en mi cama.
Y tu sonrisa esa caricia que siempre me salva, aunque mi estampa cruel no merezca a veces ni una palabra de amor, pues en su día hasta he sido capaz de destruir la mas dulce flor…

Y que estoy reclamando? si yo no soy nada, si no valgo la pena, si mi miedo es mi condena, mi dolor de cabeza solo me recuerda cuan frágil e idiota soy, es el futuro golpeando en mi sien, recordando que nada cambió ayer y nada cambiará hoy.

Solo la sucia poesía desgarrada y fea me consuela y me rescata , me ayuda a adaptarme en este país de cloaca, de ratas que desayunan con conciencias beatas, en este país anclado en un mañana apagado, donde aquel que no encaja, aquel que es diferente solo se convierte en otro poema derrotado, en la suela de un zapato desgastado.

Harta de escuchar bondades, palabras edulcoradas, hasta el que alardea de ser una mano tendida solo es un estandarte de envidia, un deseo de pasarte por encima. Su solidaridad esconde en la trastienda un reclamo de aplausos y alabanzas algo que riegue su ego, ese gusano que pudre todas las manzanas.

Suspiro y vuelvo a dormir temblando, por la incertidumbre de si volveré a despertar y vendrán a verme las palabras que esta noche me están salvando, esta droga frustrante que me llena de vida cuando mi rabia se siente vencida, siempre mi rabia, y tu sonrisa mis tesoros guardados invencibles tras esta brisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario