"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

lunes, 17 de octubre de 2011

Latido

Irreverente, incorrecta, insolente
Me acusas, me señalas, me reprochas
Como te atreves a agarrar mis manos?

Por las calles remolinos vacios de gracia
Rincones ocultos escondiendo los latidos
La pasión se convierte en amenaza
Deseo y tabú luchan su contienda en la ciudad.

Soy más vulgar cuando amanezco que antes de dormir
Por la noche las figuras, las ideas, los sueños, parecen posibles
La luz del día vuelve oscuros y tristes los rincones donde habitan los latidos.

Tras mi nuca respira un frio aliento de cadenas, de incomprensión
La ciudad me exige un compromiso a largo plazo
las promesas quieren retenerme agarrándome del brazo.
Incongruencias alrededor, la miseria se torna hermosa en mi ojos,
vuelvo a latir,
y ya no creo en nada que no sea este latido, esta insolencia , esta rabia.

El dolor y las lágrimas me ofrecen la oportunidad,
Quiero pintar ventanas dentro de esta pared derruida.
Insignificante el ruido, insignificantes los escaparates, insignificante el humo de vanidad
sólo existe mi latido, mi rabia, mi deseo

No hay comentarios:

Publicar un comentario