"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

jueves, 27 de octubre de 2011

VERSOS ARMADOS

No arañes mis caricias, no te creas las mentiras,  no te pongas de rodillas, grítame bien fuerte, ni yo me llamo Alicia ni esto es un jodido país de maravillas

Si agacho la mirada, ingenuo estúpido creerás que soy tímida, una gata agazapada, no te engañes, es para que no descubras mi rabia acumulada que si mis palabras fueran armas fusilarían a esta ciudad enajenada. Ahora piensa en mi otra vez Que decepción verdad? Se muere mi mariposa pacifista cuando los nubarrones avecinan falsedad.

Vamos! Odiame te repito, dame la excusa perfecta para beberme los sueños que un día tuve, junto con tequila de un sorbito, deseo estrujar las grietas de esta urbe.  Dame el motivo para subir a la azotea y derribar los muros de estos sentimientos que en mi pecho son marea, desde aquí lo veo claro, el mundo por fin se tambalea.
No alimentes esta calma aburrida con palabras dulces, esta cuidad ya me esconde las estrellas con sus luces,  hoy no quiero sentirme normal, insúltame y luego dime casi escupiendo que soy una radikal, me siento más tranquila más cerca de mi verdad, crees que solo quiero estar en contra de todo, pero solo necesito respirar, cuando tu me llamas radikal, me das la excusa para reventar este corazón burgués y volver a soñar.

No te asustes tanto, no dejes tan claro que tienes miedo a elegir bando, mójate no se a que viene tanto titubeo, si ahora estás paralizado no se que harás cuando llegue el bombardeo.

Intenta inyectarme el miedo, desgastaté, ya no funciona conmigo, cuando empecé estás letras ya me liberé, este instante ya no soy esclava de vuestro terrorismo edulcorado, cuando escribo me siento como si lanzase bombas a esta mentira de estado que día a día me golpea, mi cerebro está desencantado, pero mi corazón está agitado, está revolucionado, y miro atrás y pienso, “ya no me creo nada de lo que me han contado”.

Venga voy a torturarme, enciendo la televisión y mis venas arden, pasan los minutos y lo voy notando como desgarran mi libertad, joder! Se me escapa entre mis manos, me la estáis arrebatando otra vez! Mejor sigo escribiendo, entre las letras nado como un pez,  y ahora solo deseo reventar al desalmado que con puñales y rosas nos ha engañado, arrojaría a todos los príncipes al río y escupiéndoles gritaría convertiros en sapos! Dejarnos tranquilos!

Ay, estoy agotada, ya me siento derrotada, cuando se que estas palabras que son mi rabia desatada no sirven de nada, el resto de mentiras son quimeras bien vendidas, cadenas amarradas, un freno a nuestras huidas.

Voy sembrando en mi mirada cien derrotas, cuando discutimos me entusiasmo y tu lo notas, ahora mismo me pondría ciega de copas, para matar este olvido recordado, este orgullo apuñalado que se quiebra en mi garganta cuanto todos se han largado. Ay, anhelo soledad, no dar explicaciones, quiero perderme en mi eterna intimidad, podría pasar la semana sin hablar con nadie más, tengo pendiente un duelo con mis lagrimas, pero me acobardo en el espejo y me convierto en instantáneas desgarradas por tu flash. Aplazo la contienda, la batalla sigue en pie, mientras sigo caminando hasta golpearme con la pared.

Hoy me inmolo tras las rejas de esta intensa lluvia, que afila mi piel, quiero dejar calada hasta los huesos a esta temblorosa furia. Acelero en el asfalto, podría estrellar mis ideales contra un muro, o me voy a la Moncloa a gritarles “NO DEIS MÁS POR CULO, ahora donde queda el mundo”, devolverme la alegría , a veces una cosa desearía, no pensar en nada, pero no puedo evitarlo, a este gobierno con mi sangre escupiría. Aún planeo mi vendeta, en mi anehlo jamás pierdo la partida, en mi mente os arranco sin remilgos la careta, os gruñe mi mirada, quiero borraros esa jodida mueca.

Aaah que desgana tengo encima, nos robáis el torrente, me hacéis creer que estoy vencida, le ponéis a la esperanza apellido, pero ya gritarán los lobos y no soportaréis su aullido. Me preguntas si es una amenaza? Por supuesto, no pongáis a prueba mis deseos de venganza, aunque suelo aplacarlos, pero lo siento, he cambiado, ya no toleraré la estafa.

Mis puños tiritando y mis dientes apretados son trincheras en mi cuarto, mis rebeldes rescatados, tened cuidado, estos versos van armados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario