"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

domingo, 20 de noviembre de 2011

fugaces

Explotan las burbujas en mi garganta, hiperventila mi aire y solo lo libero sobre el papel
y sale, aunque atraganta,
como el gas tras agitar una cocacola, ahora no estoy sola.
Pero es tan descontrolable que las ideas pierden sentido, o igual lo ganan entre mis labios
y mi lápiz, que es mi brazo desmontable del olvido.

Rechista -¡Tsss, céntrate! tu atropello me despista- me dice, -
¡Me está volviendo loco! aclárate primero, piensa un poco!-
Pero no voy a detenerme a usar el borrador,
ya estoy harta de tener que ordenarlo todo en un cajón,
 pierde intensidad, magia y en definitiva verdad y corazón.

Miro de reojo como atropello mi día a día y me fugo.
Esta gasolina que calienta mis venas es tan tóxica que mi ánimo envenena y me lo fumo.
Pero es mi trago favorito aunque no siempre me lo bebo a sorbitos,
con suerte me mareo y lo vomito.
 A veces me lo derramo por encima manchándolo todo,
y soy miss camiseta mojada de emociones grises y lodo,
de estas palabras amontonadas, culpables de mis transparencias, de mis rubores de mis ausencias.
Y me quedo tiritando cuando las lanzo revoltosas por el aire,
ensimismada contemplo y describo su baile.

La melancolía me pudre cuando monto su patio de recreo en mi cabeza.
A veces se escapan tan deprisa que olvido que vinieron, las pierdo, amenaza la pereza...
Entonces el brinco de mi corazón se sumerge en mi vulgaridad,
esa que siempre esta pendiente de burlarse de mi, de rescatar mi antifaz,
 Sobre todo cuando olvido aquellos cálidos pensamientos que desmontan mi mundo.
-Joder, lástima de no tener un cuaderno- ... en ese momento me hundo. Pasa otra estrella fugaz...
me consuelo, vendrán más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario