"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

martes, 24 de enero de 2012

tirachinas de poemas

Me están retando mis venas terroristas
Amenazan explotar cada rincón de mi piel.
Si me pinchas te desgarran mis aristas,
Me duele la cabeza y hay una insurrección en mi sien.

Tengo unos latidos que son bandidos
Unos versos en los escombros derruidos.
Una pistola que dispara recitando
Un verso en Palestina que aún me estoy guardando,
Si la poesía me sigue sangrando,
Estos cimientos de papel se acabarán derrumbando,
Donde la farsa de la libertad se está desnudando

No me busques cuando me hierve la sangre,
Espérame tras el bombardeo,
A veces mi estabilidad se tambalea en este alambre,
Me cueste oírte en el murmullo de mi jaleo.
Estoy planeando una revolución en el enjambre,
Y la reina está acojonada
Como saque mi aguijón me voy a poner morada.
Menos mal que son solo palabras
Pueden respirar casi tranquilos mis condenados asesinos
Y bien me jode no poder clavar colmillos,
No habrá sangre en mis manos,
Pero si réplica en mis aullidos
Te espero al final de la revolución, vamos.

No busques que me calle donde hay gritos,
No me pidas que lo que escribo suene bonito
No vendo ideales
ni firmo papeles que declaren a personas de ilegales.

Quiero matar gobernantes, en el desierto abandonarles
Y que una guerra les dispare en el ojo
De que coño te sorprendes, ¡mi corazón es rojo!
Ya lo sabíais cuando crucé la calle en verde
Y en los semáforos se derritieron todos mis diciembres

La leche o arde o está helada
Me sabe a nada si está templada
Como la indeferencia fabricando conciencias calladas,
Mójate, el mismo sol, espera tras la muralla.

Quizás recargue mi fusil al pensar en Palestina
pero es que merecen tierra los pies firmes que caminan
El mundo es una guerra constante,
Tejados en el punto de mira de su ego dominante,
Y yo me siento “normal” en conversaciones delirantes.
Gracias a la enfermedad mental,
Que me hizo descubrir el desfile de ignorantes,
Con máscaras de modernos tolerantes.

Hay petróleo negro fluyendo entre lo que sueño,
Y se contaminan mis colores.
Demasiados policías meando sobre flores.
Hasta mis versos son presos cuando de sus palabras me adueño

Paseo perdida entre reclamos de revolución
Donde himnos desafinados entonan su canción.

Dueños del mundo, no tendréis mi miedo
Merecéis mi odio por robar tantos suelos
Pero se que por las noches no os dejarán dormir los truenos.

Se me escapa una carcajada,
Llorarán los que nunca aguantaron la mirada
Los que no leyeron una poesía rebelada
Los que nunca abrieron las puertas cerradas

Mañana morirá otro soldado creyéndose que tenía bandera,
Y sangrará otro niño que si sabe lo que vale su tierra.
Se escribirán canciones en el abismo de la guerra.
Se hundirán sueños entre las grietas de alguna patera.
En Palestina seguirán gritando “Fuera”
Hay tirachinas que ponen en jaque guerras
Y yo en Madrid lloraré donde algún pájaro perdido muera

No hay comentarios:

Publicar un comentario