"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

sábado, 25 de febrero de 2012

marioneta sin alambres


Hoy se me volvió a romper el pecho
Son lágrimas el gotelé que cuelga de mi techo
Una tregua del invierno es un rincón donde se cuelan los recuerdos
Escribí poemas rotos con ausencias de cuadernos
Me gusta que un verso termine con un “no volveremos a vernos”
Un final dramático rompe en lágrimas cualquier infierno,
Y las mejores historias arden y son ceniza en el invierno.

Aún somos títeres que muerden sus hilos
Nuestras piernas tienen escrito este oscuro camino
pero estamos rompiendo las cuerdas con sigilo
Hazme danzar sobre un disco de vinilo
mueve mis hilos sobre el filo del cuchillo
Pero no gires mi cabeza donde otros mueren en el olvido
quiero ser la marioneta libre de mi rebelde cohibido.

Tatuaré mariposas sin rumbo en las líneas de mis manos
Pájaros volando me recuerdan que no queremos ser esclavos
Madrid limpia con rabia la muerte en sus lavabos
Donde las paredes guardan corazones pintados
El principio del verano son martillos golpeando clavos.
Y los que estuvimos ayer hoy no se donde escapamos

Terrible represión deshaciendo espinas en las rosas
Ya no encuentro rebeldía ardiendo entre alguna prosa
Falsas revoluciones,
Ya no "traen un mundo nuevo en sus corazones"
Cuantos acordes detenidos por las palabras de sus canciones.
Somos cobardes cuando nos conformamos con migajas de sensaciones

En el rincón donde no me asusta que me miren
Invito a mis enemigos peores a que se suiciden
Entre ellos descubro este sol punzante
Que me mira soberbio amenazante
Dejando transparentes mis refugios delirantes
Así es de entender que la luna me parezca más amable
Respeta mis rarezas y mis sombras inconfesables
A veces soy una marioneta que no se sostiene en los alambres
A veces soy la primera en la lista de cobardes.
Pero el admitirlo quizás permita que me salve.

Manejarán mis extremidades asesinos y deidades
pero los latidos de mi poesía, aunque rídicula, jamás será dueña de nadie
El telón de este teatro interpreta lo que nadie sabe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario