"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

lunes, 26 de marzo de 2012

"el suelo es mi cama y las estrellas mi abrigo"



Invento conversaciones huecas
Ya no hablo de lo que me atormenta
Me lo guardo lo libero flotando por mi cuarto
La luz de la ciudad es de un verde absenta
Otra noche salgo a la ruta donde la calle se me abre de piernas
Hablando con los sin techo se van aflojando todas mis cuerdas

Mustaffa esconde promesas rotas en los surcos de su boca
Me acerco a él mientras los cartones con cuidado bajo un portal coloca.
En sus palabras susurra la poesía que me empieza a bombardear.
Un ligero aliento a alcohol mezclado con calle empieza a parecerme el olor de la paz
No tiene mantas y le pregunto si tiene frío
“El suelo es mi cama y las estrellas mi abrigo”
Así responde y sus ojos brillan en la sonrisa agradecida de los mios
Como no agradecer esa espontánea poseía
Que mas puede pedir un ejército sin caballería.

Me dice, “yo soy el mismo que un día de mi madre nació”
Mustaffa me habla del cielo y de Dios
Él si sabe lo que es mirar al cielo cada noche
Esperando una respuesta entre el humo de los coches
Él reza porque la policía no le despierte por las mañanas
Ojalá aprendieran muchas zorras beatas
que se acicalan cuando suenan las campanas
y se creen muy solidarias por dar céntimos a gitanas.

“Cuando morimos todos somos  iguales”
Dice, “La muerte no entiende de clases”
No somos nada repite como un disco rallado
En su mirada perdida tiene el sentido que otras veces no le he dado
No somos nada…
No somos nada
No somos nada…

Tras sus palabras, los almendros iluminan la ciudad
Y la primavera se desnuda despacio derrotada.
La noche con personas sin hogar cada día me embruja más
Me estoy enamorando del color de la luna esas noches
Me libero y me escapo de mis propios reproches.
Siempre coincide amarillenta y sonriente
Las calles de Madrid me cuenta que en la derrota sonrien los valientes
Y estos no van bien vestidos y les suelen faltar los dientes

Vuelvo a casa corriendo deseando poder escribir
Subo rápido las escaleras del portal pero algo aparece ante mi
Una suave mariposa parece retarme en una carrera hacia mi casa
Aletea preciosa y la noche  parece que me guiña un ojo
Y durante ese instante veo incluso posible que el mundo sea un lugar hermoso
Se que no es verdad pero ese segundo hasta mi rebelde se amansa
Hoy que todos los semáforos se me pusieron en rojo
Ya no quiero verdes si en las puertas cerradas me asomo tras los cerrojos
“Esto está muy jodido” me dice con la mirada rota otro sin techo
Hoy confieso que escribo con ritmo del latido de su corazón deshecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario