"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

miércoles, 9 de mayo de 2012

flores en la hiedra


Se abre un rayo de luz y el sol se rinde
Nunca sabrá escribir con el pincel melancólico de la luna.
Amanece otra vez y el plato de la empatía de nuevo ayuna.
Me baño en una charca estancada pues soy rana que esquiva a los cisnes.

Paseo despacio y a ratos arrastro esta rebeldía cansada
Pero rechazo sentarme en el sillón de la inferencia
En este suelo de cristales mi sonrisa es resistencia
En un día soleado yo soy nube cargada.

Mis ojeras son enemigos magullados contra la ceguera
Y las pestañas ya no disimulan cuando sus fuerzas merman.
Me agotan las que se maquillan tanto para encajar en pieles ajenas

Soy la hija de la duda que atormenta el baile de la noche
Que no sabe si iluminar o esconderse entre sus sombras
La botella que guardo para el mar quiere que la descorche
Y palabras atrapadas iluminarán el nácar de estas conchas

Claro que veo el arco iris algo hermoso
Pero no olvido que la tormenta está arrasando,
Y sí, a menudo y demasiado me sobrecojo
Pero es que en la piel de otros también me desangro
A veces puedo notar mis rodillas peleando con el barro
Voy a gritar y se me rinde la boca en este ruido apagado
Voy a alzar banderas y salpican sangre muerta
Voy a sonreír y estalla otra guerra
Siempre hay puñales que llenarán de sangre la tierra
pero uno será nuestro y crecerán flores en la hiedra.

El mismo paisaje y mis ojos escudriñan caminos nunca vistos
Piedras ansiosas por ser golpeadas
Y yo pensando en la quietud de tus ojos cuando me desvisto
Que certeza tan cruel saber que mis promesas son lagunas enturbiadas

Me columpio y recorro el mundo
Me balanceo entre versos cuanto más me hundo
Que libertad echar a volar sin rumbo
Se me escapan plumas afiladas desde mi columpio
Desde lo alto los gordos del capital parecen diminutos
Les lloverá la saliva de mis insultos
Ellos nunca sabrán volar
Soñaré que morirán,
Soñaré cuarteles ardiendo,
Terroristas del hambre hambrientos
Despertaré y será verdad

Me escapo por un desliz de mis traspiés
Y como una pluma me desplomo donde nadie me ve
Voy a mirar para otro lado y aparece una intifada
Y es más rebelde cuando este corrector no conoce esa palabra,
No me sujetan los huesos, me deshago en versos
Remolinos de poesía desprende cada piedra lanzada.
No te rindas intifada, se poesía en esta libertad arrancada.