"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

sábado, 27 de octubre de 2012

me sobran


Por la mañana tras de mi me persigue un arco-iris.

Ese recuerdo diario por las mañanas de que el mundo no es tan horrible.

y de frente el amanecer, en el skyline de Madrid la ciudad parece arder.

parecían desaparecer las torres más altas.

Las nubes y el humo parecen tragárselas.

Como aquellas imágenes de la ciudad de Atenas ardiendo

si fuera verdad... aceleraría un poco más.



Al caer la noche el corazón se toma la licencia de abrirse

Un frío invernal dicta la sentencia de muerte de otoño

que se despide con prisa, avergonzado de no haber luchado

mientras un indigente corre a buscar más cartones que de costumbre

se avecina la condena del invierno,

sus tiritonas en la noche son la respuesta a este mundo enfermo

entonces pienso, miro a la ciudad y me detengo,

quizás algunos de los que conozco no superen este invierno

se me aprieta el pecho

me siento ahogada como una patera de sueños hundida en el estrecho.

sobran demasiados borregos, joder...



Yo caminando por Madrid pienso en ellos,

pienso en tí

pienso en la guerra de afuera, la guerra de dentro de mi

Dejas la ventana abierta al frío en mi soledad

caminando por Madrid entre tanta gente me siento agotada

me sobra todo el mundo+

me entran ganas de gritar

la gran vía es un desfile que no puedo soportar.

y hay tantos...

todos parecen ajenos a los que hoy duermen en la calle

y no puedo aguantarlo.



Un grupo de chicas perfectas me pasa rozando,

casi como si no me hubieran visto, me empujan...

yo siemplemente me detengo y me las quedo mirando

hablan de chorradas, sus tacones parecen disparos que matan

y yo me encojo para esconder mi nariz en mi palestina

hace demasiado frío y la ciudad tiene una risa asesina,

no se si sentirme muy fea a su lado o hermosa por no parecerme a ellas

por tener ganas de llorar el mismo instante donde ellas se maquillan para ligar.

Que dura y real es esta ciudad

Pero me alegro de darme cuenta al caminar.



Ahora pienso, si estuvieran sus ojos frente a mi no tendría dudas

me sobran muchos que dicen ser humanos

esta noche Madrid está saturada, y sobran

me sobra el mundo entero sin ese puño apretado.

El frío humedece mis ojos

cuanto ruido y el mundo parece en el fondo tan callado...

hoy me parece demasiado triste y grande esta ciudad




viernes, 26 de octubre de 2012

en la ciudad sin cielo aún veo estrellas peleando


Si dejo pasar mis manos por el suelo
Se me manchan de sangre cuando estos dedos alienados despierto.
Tantas cortinas de humo, no se para que queremos espejos.

Todo se hunde, como no dejarme caer en susurros dementes,
están chupando el aire desde occidente
estrujados los miembros más rebeldes
van a alzar el puño y en la moderación se mueren
ya cayeron en la trampa de no escuchar los trenes.

 
 
La espiral apila famélicos cuerpos
que se arrastran ya sin mirar los mutilados miembros,
me entran ganas de sangrar para acercarme a ellos
me entran ganas de arrojarlo y alejarme de la batalla,
a veces son puñales sus disparos en mi espalda
a mi por las noches, la cara de la luna herida me habla
de la derrota de mujeres y hombres sin palabras.

No quiero saber de campos de rosas
si solo los veo de minas
el rocío anticipa una lágrima lluviosa
ignorarlos es la excusa para no hablar con tu alma suicida,
que está agazapada en el rincón de tu ignorancia
porque si abrieras los ojos sangrarían de rabia
no podrías aguantarlo, yo no puedo soportarlo
entiendo que elijas la felicidad del esclavo.
Lágrimas de extraños, que se mezclan en cualquier baño.

 Todo el mundo está llorando
todo está muriendo
la sombra del culpable está creciendo,
donde las sonrisas son escaparates de la mentira
quizás así te creas que tus pulmones no se contaminan.

 Todo es oscuridad, y he de asumir que nunca vendrá la luz
la poesía es un guerrero condenándose en versos de camino al ataúd
pero algún verso se salva si se escapa donde estés tú.

Yo no dejaré de luchar, aún sabiendo que nunca veré la solución
El derrotismo se esfuma con acercarme a la sonrisa de los suburbios y su olor
Y su corazón y la melodía de su desgastada voz
La calle huele a cenizas, a dolor, a vida, a alcohol.
Recuerdo bien el día en que mi corazón tomo la determinación
y el exilio de estos versos me acompañarán donde caiga mi voz

Al menos recordaré que anduve al lado de sus pasos
de los que habéis condenado a la tierra de los olvidados
yo reí donde su sombra se esconde sentada en un banco
yo miré a los ojos de los que habéis desterrado,
que para mi son el único motivo para apretar fuerte mis manos
para que de rabia muerda hasta que sangren mis labios.

Me quité un día la venda de la luz artificial
y asumo el calvario de vivir en esta oscuridad
donde me crezco en el papel de ser el enemigo
la soledad es el precio de no ser un cautivo.
Llorar me recuerda que en un mundo que se muere este corazón aún sigue vivo. 
Se que nunca dormiré tranquila por el vuelco de estos latidos
Por el vacío del miedo que me arroja al precipicio

Pero yo un día olí la calle de los olvidados
Yo un día supe que los esclavos tenemos el deber de rebelarnos
que la libertad se atrapa en nuestra manos
Yo un día vi en esta ciudad sin cielo estrellas peleando

martes, 23 de octubre de 2012

se fue el verano



Aparecen los primeros avisos de vaho,

pero no se agacha la mirada que esconde un rubor colorado.

me arrugo en la ropa de abrigo,

despierto como antes de dormir y sonrío.

Viene el invierno con un anticipo de flores,

las baldosas manchadas y yo las piso a colores.

 
Pobre otoño entre el frío del mundo y la primavera de mi corazón

no tiene hueco para alzar su voz

viene el invierno con rincones de calor.


Mientras la dictadura del hielo amenaza

caminando con la palestina al cuello la mañana me abraza

y los caracoles ignoran el miedo del sol

que resiste con sus últimos rayos

cada noche, crece en el umbral de mi ventana una flor.

Que huele a olivo si parto sus tallos.

El invierno es la venganza de la luna

que reclama sus horas robadas de hermosura.


El sol por fin entiende como duele

y entre las nubes avergonzado corre a esconderse.


Debo dormir pronto, taparme hasta arriba

rodar hasta el sueño donde mis muros se derriban

no puedo sin escuchar ese último silbido de los trenes

que difícil sin esas manos que desaten mis rehenes.


El hielo aún se está armando,

mientras tanto nuestra primavera explosiva y descarada lo espera

ya está esta luna de invierno provocando

y la poesía y la noche comienzan a maquinar su condena

domingo, 21 de octubre de 2012

WAFA IDRISS



Sangre, sangre en sus manos,

gritos de niños chillando,

todo es caos...


Se acerca a la ventana del hospital

su garganta se quiere suicidar

su voz se quiere matar.

Mira un olivo entre el fuego

las ramas contra el viento le parecen guerreros

todo a su alrededor está ardiendo.

Un soldado dispara a un niño ante sus ojos,

se detiene en un instante el mundo

son muchos años atrapada en un sin futuro

y se puede oír como se desangra su corazón roto.

Wafa se quiere morir,

pero es enfermera y ha de atender a los heridos de la barbarie israelí.

Wafa no puede limpiar más sangre

Wafa cierra sus ojos y se ve caer por la espiral del desastre

en un solo instante

vuelve a ver su hogar

todos los niños corriendo por la ciudad

pero siempre con el miedo de que alguien les podía matar .

Siempre los tanques amenazando con entrar

siempre escondidos en la clandestinidad

vivir con miedo, olvidados en la humanidad.



Wafa no puede soportarlo más

huye del hospital ahogada de tanto llorar

mira al frente para intentar respirar

y solo ve un muro donde su corazón se siente atrapar.

Fhlases de niños corriendo por las calles de palestina entre sus lágrimas

Sabe que un día todo desaparecerá y sus nombres no se escribirán en ninguna página.



Piensa que un día su todo no será nada

Wafa, que ya se siente muerta, del mundo escapa

Una última vista a atrás a su ciudad, Ramala...

no le quedan sonrisas, todos son lágrimas.

Wafa solo ve opción en la violencia

no ha podido acallar los ultimos latidos de la insurgencia.

Un instante antes de morir, piensa su hermano Masud

pero ya no quedan huecos en su alma por donde entrar la luz.

En enero de 2002 Wafa se deja explotar en un comercio israelí en Jerusalen,

Wafa quedó en la historia como una terrorista a la que temer,

era una voluntaria de 28 años que no se resignó a desaparecer.
 

Wafa Idriss es una mártir palestina,

en el campo de Refugiados Al Amari, no olvidan a su “shahida”

solo era una chica, que deseaba la vida.





viernes, 19 de octubre de 2012

paísajes donde está prohibido mirar

 
Tenía la boca rota, Los ojos dormidos
Esta boca callada, ausente de colmillos
Las mariposas rabiosas, los pájaros volando con sigilo
las lágrimas cayendo sobre este mundo jodido.
Las baldosas deshechas, Las calles vacías
Tenía la piel reseca, las ganas cautivas
Las balas revueltas, la pistola sin gatillo
La verdad y la libertad asomando al precipicio
Tenía el mundo vedado, el sueño del esclavo
Escondida la bandera de la insurgencia ondeando
La poesía censurada, las frases sin decir nada
La tormenta contenida,  las nubes cargadas.
Sin las vendas, viene la lágrima desatada.

Hoy está el río revuelto, la tormenta afilando los truenos
El balcón abierto a todos mis guerreros
La lluvia que arrasa, el fuego que abrasa
la poesía rebelde chirriando como un duelo de espadas.
La tierra que no deja de brotar
Componiendo paísajes donde está prohibido mirar
el dejarse llevar se me quiere derramar.
Se hace añicos por fín, la silla donde era eterno el esperar.

La noche se calla, esperando gemidos
Las calles parecen abrirse, Los cristales todos hechos añicos
Sangrando al pisarlos, arrastrando los pasos
la sangre de los olvidados, ahogada al final de los vasos
Y el reguero que deja tras los pies hace rugir a los leones mansos
Corriendo a saltar en los charcos, salen a navegar todos los barcos anclados
corazones alejados que al latir dejan al enemigo derrotado.

Tenía las huellas a la espalda, La cuerda apretada
La sonrisa arrugada, y la bandera doblada
La lengua dormida, 
la rabia tropezando con todas las caídas
Los sueños cansados de tantas despedidas.

Hoy hay bombas bajo la piel
El dolor de cabeza acobardado en la sien
Paisajes dibujados donde antes no se dejaban ver
Tirachinas en el corazón
suspiros entonando la canción
que deja partida la voz
donde la sonrisa habla de revolución

El mundo entero parece hablar en la lluvia
sus gotas me mojan para calmar esta furia
pero crecerán olivos en esta tierra húmeda
y sus raíces reventarán rocas con tremenda dulzura.
la libertad mojándolo todo trae luz esta habitación oscura.
Y otoño parece una primavera prematura.
Todo lleno de paisajes yermos
todo un campo para los ojos abiertos
donde acuden corriendo a morir lo que un día fue frenos
Sabores en la punta de la lengua
preparando la saliva el final de esta tregua.
pero que saborea con dulzura el ansia de la espera
un regusto en el tal vez, 
las papilas saboreando la miel
despedir a la duda en la esquina del ayer.

Los puños van cargados de piedras
la piel erizándose con impaciencia
no se cuanto más aguantará en la trastienda
todo esta suave insurgencia
que se aguanta la sangre cuando me muerdo la lengua
que bonita se anticipa esta guerra
Escucho los latidos llenos de una dulce violencia

sábado, 13 de octubre de 2012

Camarada Arenas

Manuel Peréz Martínez

Somos como un torrente
que nace en las alturas,
arroyo de agua clara
que va creciendo en la llanura,
corriente subterránea
siempre renovada,
jamás agua estancada.

Somos… vaya usted a saber
cuántos: los presentes, los ausentes,
los que se fueron
y tendrán que volver,
los que quisieron llegar
y no pudieron,
los que todavía no emprendieron
la marcha,
los que nada tienen que perder.

Somos los que no alcanzaremos el mar
pero permaneceremos en la lluvia.
Somos los que aún habrán de nacer.


Manuel Pérez MartínezJunio, 1991

jueves, 11 de octubre de 2012


Hoy como mil noches más, me imagino desintegrándome

como un cubo de hielo en alcohol caliente

pero no tengo bebida que llevarme a la boca

y mancillo la poesía haciéndola convertirse en droga,

hoy no será una noche de esas en las que la luna se apiade

otoño de noche parece tragarse a la gente

o quizás es mi mundo el devorado

y como temo afuera todo el mundo anda bailando

no es esta la primera ni la última luna

que me niega abrir la ventana por donde aquel colibrí huya

Vendrán más

más habitaciones vacías

más miradas frías

vendrás así muchos más días

y seguiré ocultando esta niña envejecida

que de tanto soñar no logra quedarse dormida

que de tanto dolerle la piel ajena

se ha visto presa de una dura condena

la condena de renunciar a las vendas

ay, no puedo negar que aveces en mis ojos las quisiera

no quiero ver más

no quiero saber más

me falta un abrazo para soportar la realidad



La ventana se encoje y a penas pasa el aire

como la verdad en los oídos de tanto nadie

como mis huesos en esta piel sin caricias

el silencio de tantas bocas calladas me desquicia

donde escapar

si llevo tanto anclada girando en este huracán

y nunca llega a llover

se abre un claro y yo me vuelvo a esconder

mi desastre y mi caos no parece rendirse

y aunque me fuerce en sonreir este corazón no deja de partirse

porque no encuentra voz

porque tiene una esquina donde espera su estupor

palpita acelerado, porque siempre está esperando

porque sabe de los que cada día nos están acechando

y de ese miedo me habla

me repite que no me fíe del sol de la mañana

que eso no es amanecer,

al igual que si no te tocan es como no tener piel

¿qué amanecer? si cada día hay más oscuridad

no hay nada que celebrar

la habitación se encoge y todas mis cosas revueltas se parecen mofar

recordándome que igual que mi caos no lo puedo ordenar

desde la ventana busco la almena que me venga a avisar

que me haga una señal para decirme

que no me rinda

un viento que limpie esta ruina

que algún día las mariposas volarán

pero esta parece una noche de las que amenazan con llorar.

Este eterno dolor de cabeza tampoco ayuda

la debilidad del ser es hermosa pero una jodida puta.

miércoles, 10 de octubre de 2012


los trenes parecen fantasmas adentrándose por parajes desconocidos

la ciudad guarda una duda, un miedo,

no sabe si está nublada o se está poniendo el sol

retumban en mi pecho un ejército que creía muerto

se pone en pie y en un segundo dispara

como si nunca hubiera dejado de hacerlo

el guerrero desarmado que había sido preso

se siente por fin libre, aunque sabe que pueda caer muerto

pero no importa

hoy no existe el temor a la derrota

Banderas anunciando el ocaso del sol

la noche trae calor,
parecen bailar las luces

parece el tiempo detenerse, caminar hacia atrás

pero está ocurriendo hoy

con la boca cerrada, con la lengua dormida

siento gritar dentro libertad

me roza la piel, mi ejército se pone en pie

aliados me recuerdan donde está el enemigo

y camino, me dejo llevar por el laberinto

su respiración adentrándose en mi oído

y se aceleran los latidos

libertad por todos lados,

en mi ejército, en mi boca, en sus suspiros, en mis aliados

la noche que temía derrota, hoy derriba muros

salen en avalancha todos los esclavos presos

parece una fiesta y esta vez si estoy invitada

me hago ovillo y se me encoge la mirada

así es la libertad, que miedo da,

que bonita es, que firme, que dulce, que altiva y humilde

y en sus brazos me dejo derretirme


viernes, 5 de octubre de 2012


Madrid se mueve y mis pies se desentumecen

caminando tan sola y tan rodeada de gente que se muere

que se muere de no pararse nunca a mirar

de no importarles lo que ocultan sus calles en la oscuridad

camino despacio y parece hablarme esta rendida ciudad

no se donde estoy ni donde voy

no se donde están las estrellas

me miran mal por comerme un bocata esas pijas de mierda?

nada parece real excepto esta soledad

que a ratos acaricia y a ratos parece venirme a asesinar.

Ya no se si estar a la defensiva, esconderme o dejarme arrastrar.

Se atreve hablarme sin tapujos

la ciudad no esconde su amargo flujo

que se mezcla con este corrosivo humo

me deja desnuda

y se me ve mi alma más oscura

que miedo que la veas y huyas.



Se ríe de mi de mi laberinto

de las veces que al día me rindo

la noche se echa encima

y yo pensando en esa sonrisa.

Hay árboles extraños asomando en las cornisas

pobres rehenes de esta cárcel mecanizada

son el capricho de algún esclavo que juega a sentirse libre desde su sucia ventana



a mi espalda un subnormal del ejercito del aire se descojona

parece recordarme que el fascismo nunca nos abandona

respiro profundo

me hundo

a mi lado no descansa ni mi sombra

quien fuera en este otoño hoja

que crujiera y volase hasta no ser

que disfrutase en lo efímero de su caer.

que vuela y se larga

esta espiral es una abismo que nunca se cansa

y yo esperando sin saber bien que

como si de pronto frente a mi algo fuera a aparecer

a decirme, ya está bien raquel

es la hora de levantarse y vencer

pero me temo que la mayoría de días

solo soy la jodida hija

de esta república vencida

de esta tristeza genocida.

Me acuerdo de tantas borracheras llorando

llorando por no soportar el dolor humano

y a escondidas callármelo

borracha me he acordado del hambre y la guerra

y aquí sigo en este banco diminuto a la espera

a la espera de nada

o quizás la espera de todo

donde estás

ha sido relativamente buena conmigo esta soledad

pero que mierda es afanarse en mirar

donde te quieren cegar

que difícil es escapar a la mediocridad,a la charla vulgar

imagino estar en la montaña ahora

olvidando el tiempo y su dictatorial paso de las horas

sonriendo sin decir una palabra sola

dejándome llevar en la fuerza de sus olas

imaginando que escapo

parece sonar yann tiersen en los latidos de mi corazón

la ciudad entera parece quitarse su maquillaje y hasta me parece que en el asfalto lucha una flor

se vuelve cálida madrid

de repente me enseña su mejor perfil

es una noche diferente, no me da miedo perderme

y aunque estoy sola no me duele

por un instante pienso en echarme en este banco a dormir

y esperar a lo que tenga que venir.

Si al final todo es una lucha por sobrevivir

donde la única garantía es que todo nos lleva a morir

miércoles, 3 de octubre de 2012


La luna duda y me traiciona

latigazos en mi espalda me arrinconan

la duda la más puta

la duda que el paisaje me oculta

es hora de caminar sola

de ser arena que se desploma

sobre agua que hace barro de mi sombra

siempre caigo en el error

 

no escucho mi voz

y la busco en otro corazón

que palpite lo que a mi me causa temor

que explote donde me da miedo arder

que esconda el precipicio donde me dejo caer

que dificil se antoja el amanecer

cuando habla de caminos sin recorrer

que tentador imaginar destruir a poder

y poder sonreírnos después

que miedo que nunca pueda ser

Me precipito inerte en este tal vez

estos ojos miran donde les prohíben ver.

Pero te cuelas en mis ojos y se entrecierran de placer

un color se alza donde antes se solía esconder

una chispa en la mirada que no se frena

será incendio encendido contra estas cadenas.

sin rendirse


Las calles se desploman

mis latidos se agolpan

el poema se encabrona

donde las banderas fascistas siempre asoman

Nunca se fueron

siempre dolieron

pero aún quedan puños que no se rindieron

que bonito que resistan

tras tantas batallas perdidas

tras tantas palabras prohibidas

tras tantas luchas destruidas

y no se rindieron

y aún así siguieron

que bonito que se levanten de nuevo

que bonito que resurjan en el lugar donde perdieron

pero no es tiempo de lamentos

es tiempo de lucha

para el que aún a lo lejos, la palabra victoria siempre escucha

hasta ella ha de llegar

que bonito nunca ceder al resignar

que bonito no rendirse jamás

que bonito soñar con despertar

donde las conciencias duermen al caminar

donde los ojos abiertos se abren sin mirar

pero los que no se rindieron no se agotan

aunque a veces las fuerzas se aflojan

a veces todo huele a derrota

a veces la piel necesita un beso de esa boca

que le lama las heridas

que se alimente de las causas perdidas

que nunca se perdieron.

Que bonito no rendirse

que bonito tener siempre cargado el rifle,

allá donde las mascaras van cayendo

los que no se rindieron están esperando

incansables luchadores

nunca fue freno el fracaso

es tiempo de sangre y lucha en este ocaso

los fantasmas de Hassam



Tiene la serenidad de un fuego que calienta las manos

sus ojos un infinito de desiertos tan terribles como cálidos

el vino barato se mezcla a la perfección con su desbordante cortesía

un ex preso saharaui dibujando dunas en medio de madrid

recuerda al Sáhara y su corazón se quiere partir

entre el hueco que dejan sus dientes se escapa la poesía



“Ay quien pudiera volver con ella” se lamenta

recordando la piel de la mujer que dejó en otra tierra

que dolor olvidar el amor y la guerra.



“Todo mi pecho es un pozo de dolor

lo arrastro vaya a donde vaya

pero aún sonríe despacio mi voz

Estoy hecho a dolor

a palos sobre mi corazón”

me repite y en su mirada se desata el temor

de aquello que el gobierno de Marruecos le arrebató.



Hassam bebe vino acompañado de sus amigos de marruecos

así me lo dice, “yo a quien desprecio es al gobierno

no a ellos, que aquí en la calle donde duermo

son mis mejores compañeros”

Fue el gobierno el que me cubrió de cicatrices

me torturó en aquella celda y me arrancó de mis raíces.



Me habla de su huída

me sonríe entre trago y trago

y parece que la noche se desvista

(está suave mi corazón donde la luna no vigila)

Tuvo que escapar del gobierno de marruecos

esconderse en una Jaima en lo más profundo del desierto

mira al horizonte y recuerda a su amigo

“le debo la vida, no le olvido”

aquel que le llevaba comida y agua

una vez a la semana, para proteger su escapada

para evitar que muriera derrotado en esa jaima.

Hassam me habla de sus fantasmas

le cambia el tono de la cara

“Todas las noches oía a los fantasmas

se reían y lloraban

me hablaban y llamaban

estaba tan solo que esa era todo mi compañía

pero “ay que miedo todas las noches sentía,

miedo a ser devorado por algún animal

miedo a que llegase el gobierno y me mandara matar

miedo a que mi amigo me traicionase y me vinieran a buscar

y volver a aquella celda donde moría la libertad”

temblaba cada noche antes de dormir

durante dos años peleando por sobrevivir.

Desde entonces los fantasmas de Hassam nunca se fueron

muchas noches en Madrid regresan a sus sueños,

a veces respira hondo para no escucharlos

pero siempre vuelven, y le vuelven a hacer sentir esclavo.



Ha aprendido a luchar contra el dolor

las cicatrices se abren para recordar lo que perdió

y por lo que luchó.



Ha intentado quitarse la vida 3 veces

le recetan medicamentos pero el dolor no desaparece

recuerda su guerra

recuerda a algunas mujeres

el dolor de Hassam entre promesas y recuerdos se retuerce.

Es tan cálida la mirada del que nace y muere insurgente.

El que ha peleado con violencia tiene la mirada más pacífica

sabe lo que los golpes en sus espalda significan.



Hassam habla con sus fantasmas,

se desahoga y me sonríe

la calle abierta vuelve a derretirme,

el sabe que la noche más oscura también se vuelve mañana




lunes, 1 de octubre de 2012

la eterna batalla del atardecer y Madrid



Otro lunes más ardiendo

este un poco más tembloroso

a lo lejos el cielo parece todo el ejército rojo

combatiendo contra el skyline de Madrid

donde solo veo sonrientes monstruos

terribles y despiadados

erguidos señalando esclavos

el atardecer algún día vencerá

será tan rojo el cielo que los fascistas se deslumbrarán

ahora están ganando

y estos rascacielos acarician sangre entre sus manos

el atardecer otra vez derrotado

pero volverá a arder sobre Madrid

volverá a luchar el sol

por quedarse un ratito más

y hacer el amor a la luna

llegará el día en que el capitalismo se destruya

y no habrá skyline que rompa el cielo

ni miedo.

No habrá más carroñeros

ni olvidados en las cunetas

durmiendo al filo de una estrella

el atardecer será más rojo que nunca

y los criminales capitalistas sentirán un escalofría recorriendo su nuca