"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

viernes, 5 de octubre de 2012


Madrid se mueve y mis pies se desentumecen

caminando tan sola y tan rodeada de gente que se muere

que se muere de no pararse nunca a mirar

de no importarles lo que ocultan sus calles en la oscuridad

camino despacio y parece hablarme esta rendida ciudad

no se donde estoy ni donde voy

no se donde están las estrellas

me miran mal por comerme un bocata esas pijas de mierda?

nada parece real excepto esta soledad

que a ratos acaricia y a ratos parece venirme a asesinar.

Ya no se si estar a la defensiva, esconderme o dejarme arrastrar.

Se atreve hablarme sin tapujos

la ciudad no esconde su amargo flujo

que se mezcla con este corrosivo humo

me deja desnuda

y se me ve mi alma más oscura

que miedo que la veas y huyas.



Se ríe de mi de mi laberinto

de las veces que al día me rindo

la noche se echa encima

y yo pensando en esa sonrisa.

Hay árboles extraños asomando en las cornisas

pobres rehenes de esta cárcel mecanizada

son el capricho de algún esclavo que juega a sentirse libre desde su sucia ventana



a mi espalda un subnormal del ejercito del aire se descojona

parece recordarme que el fascismo nunca nos abandona

respiro profundo

me hundo

a mi lado no descansa ni mi sombra

quien fuera en este otoño hoja

que crujiera y volase hasta no ser

que disfrutase en lo efímero de su caer.

que vuela y se larga

esta espiral es una abismo que nunca se cansa

y yo esperando sin saber bien que

como si de pronto frente a mi algo fuera a aparecer

a decirme, ya está bien raquel

es la hora de levantarse y vencer

pero me temo que la mayoría de días

solo soy la jodida hija

de esta república vencida

de esta tristeza genocida.

Me acuerdo de tantas borracheras llorando

llorando por no soportar el dolor humano

y a escondidas callármelo

borracha me he acordado del hambre y la guerra

y aquí sigo en este banco diminuto a la espera

a la espera de nada

o quizás la espera de todo

donde estás

ha sido relativamente buena conmigo esta soledad

pero que mierda es afanarse en mirar

donde te quieren cegar

que difícil es escapar a la mediocridad,a la charla vulgar

imagino estar en la montaña ahora

olvidando el tiempo y su dictatorial paso de las horas

sonriendo sin decir una palabra sola

dejándome llevar en la fuerza de sus olas

imaginando que escapo

parece sonar yann tiersen en los latidos de mi corazón

la ciudad entera parece quitarse su maquillaje y hasta me parece que en el asfalto lucha una flor

se vuelve cálida madrid

de repente me enseña su mejor perfil

es una noche diferente, no me da miedo perderme

y aunque estoy sola no me duele

por un instante pienso en echarme en este banco a dormir

y esperar a lo que tenga que venir.

Si al final todo es una lucha por sobrevivir

donde la única garantía es que todo nos lleva a morir