"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

viernes, 19 de octubre de 2012

paísajes donde está prohibido mirar

 
Tenía la boca rota, Los ojos dormidos
Esta boca callada, ausente de colmillos
Las mariposas rabiosas, los pájaros volando con sigilo
las lágrimas cayendo sobre este mundo jodido.
Las baldosas deshechas, Las calles vacías
Tenía la piel reseca, las ganas cautivas
Las balas revueltas, la pistola sin gatillo
La verdad y la libertad asomando al precipicio
Tenía el mundo vedado, el sueño del esclavo
Escondida la bandera de la insurgencia ondeando
La poesía censurada, las frases sin decir nada
La tormenta contenida,  las nubes cargadas.
Sin las vendas, viene la lágrima desatada.

Hoy está el río revuelto, la tormenta afilando los truenos
El balcón abierto a todos mis guerreros
La lluvia que arrasa, el fuego que abrasa
la poesía rebelde chirriando como un duelo de espadas.
La tierra que no deja de brotar
Componiendo paísajes donde está prohibido mirar
el dejarse llevar se me quiere derramar.
Se hace añicos por fín, la silla donde era eterno el esperar.

La noche se calla, esperando gemidos
Las calles parecen abrirse, Los cristales todos hechos añicos
Sangrando al pisarlos, arrastrando los pasos
la sangre de los olvidados, ahogada al final de los vasos
Y el reguero que deja tras los pies hace rugir a los leones mansos
Corriendo a saltar en los charcos, salen a navegar todos los barcos anclados
corazones alejados que al latir dejan al enemigo derrotado.

Tenía las huellas a la espalda, La cuerda apretada
La sonrisa arrugada, y la bandera doblada
La lengua dormida, 
la rabia tropezando con todas las caídas
Los sueños cansados de tantas despedidas.

Hoy hay bombas bajo la piel
El dolor de cabeza acobardado en la sien
Paisajes dibujados donde antes no se dejaban ver
Tirachinas en el corazón
suspiros entonando la canción
que deja partida la voz
donde la sonrisa habla de revolución

El mundo entero parece hablar en la lluvia
sus gotas me mojan para calmar esta furia
pero crecerán olivos en esta tierra húmeda
y sus raíces reventarán rocas con tremenda dulzura.
la libertad mojándolo todo trae luz esta habitación oscura.
Y otoño parece una primavera prematura.
Todo lleno de paisajes yermos
todo un campo para los ojos abiertos
donde acuden corriendo a morir lo que un día fue frenos
Sabores en la punta de la lengua
preparando la saliva el final de esta tregua.
pero que saborea con dulzura el ansia de la espera
un regusto en el tal vez, 
las papilas saboreando la miel
despedir a la duda en la esquina del ayer.

Los puños van cargados de piedras
la piel erizándose con impaciencia
no se cuanto más aguantará en la trastienda
todo esta suave insurgencia
que se aguanta la sangre cuando me muerdo la lengua
que bonita se anticipa esta guerra
Escucho los latidos llenos de una dulce violencia