"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

miércoles, 14 de noviembre de 2012

su silbido


El mundo se derrumba y yo a veces me dejo arrastrar
Me aislo, y me olvido de mirar más allá
Más allá de los niños muertos de Gaza
Pero no debo olvidar que en Palestina los niños siguen jugando fuera de casa
Siguen con sus platos rebosantes de comida
Humeante sigue bailando suave el humo de sus shishas
Me olvido de que Palestina es, por encima de todo, una hermosa sonrisa.
Quieren pintar solo terroristas
Frialdad y muerte en cada esquina
Pero los rincones que el mundo olvida
A menudo están llenos de vida
Como el que llora y se indigna
porque lucha por la vida
Como cuando Ahmed que duerme en la calle me invita a comida.

Por eso no me rindo nunca
Por eso y por sus latidos en mi nuca
Por sus brazos apartando mi bruma
Su saliva limpiando mis torturas…

Tengo que combatir
Con mi derrotista hecha a sufrir
Un segundo de su suavidad la hace partir,
Menos mal que escucho su risa cerca de mi.
Que jodido es asumirse tan frágil
Pero aparece de su mano la luz y la lucha se torna tan fácil…
Sus aullidos entre un mundo dormido
Su fragildad
Su voz
Todo el calor en su voz
Toda la lucha en su voz
Toda la fuerza en su voz
Mi sonrisa atrapada en lo que dice su voz
Mientras estoy en la espiral
me olvido que tiene un final
Y de repente cuando me he rendido
Aparece su aullido.

En medio de la guerra
Apartando cadáveres con todas sus fuerzas
En medio de niños que lloran
En medio de los que los ignoran
En medio del batallón de muertos caminantes
en medio de toda esa vorágine
aparece su ternura
en su espalda se refleja la luna
quien pudiera lamer cada rayo
por sus ojos llorando
se deja llevar mi corazón rodando
rodar  por el infinto campo y contra el frío rebelarnos
solo su voz me recuerda que no somos esclavos
aunque a instantes yo confieso que pueda olvidarlo
solo su silbido lejano
trae la rabia a mi puño apretado
clareo en mi horizonte nublado
porque en sus latidos están los olvidados
en su rabia el odio a los tiranos
en su boca el grito por los que más lucharon
mi batallón desarmado
con su voz se ha cargado
y mi piel, mi piel está en sus manos.

Como los ojos de un niño palestino sonriendo
Que parece toda la intifada armada combatiendo
Dulce como un niño,
 la dureza de un preso que no se ha rendido,
insurgente como un palestino
Respiro, la oscuridad se ha ido…