"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

martes, 6 de noviembre de 2012


Unos día en el exilio
En la paz que guarda alejarse del precipicio,
Todo acaba, y sin previo aviso
Se me echa encima Madrid
Los rascacielos que ayer eran terribles monstruos sobre mí
Hoy se acobardan donde mi pecho colmado hoy se quiere partir
Porque mis latidos ayer gastados hoy cabalgan hacia ti.
La paz en tu respiración mientras duermes
Que parece que el mundo no se nos cierne,
Yo escondida en esa trinchera
A salvo de los buitres y ratas que nos esperan a fuera
La naturaleza nos trae rincones donde hacer eterna esta tregua.
Pero de vuelta a las calles sucias
La ciudad trae consigo lágrimas en la lluvia.

Quien me lo iba a decir
que los fantasmas del miedo huyen de mí,
que me olvido de buscar consuelo en la luna por fín
que existen estrellas en el cielo si te alejas de Madrid.

Se encela la noche porque por fín duermo sin contar con ella,
Y aunque despierto el desvelo se rinde en esta guerra.
En el resbalón de mis abismos apareces sonriendo
Y la represión del frío se cae rodando al suelo
Están temblando los tiranos que reían en el infierno
Ésta libertad gritando que siento por dentro
Deja desprovistos de armaduras a todos mis versos
Que no saben ocultar lo que antes de dormir cada noche siento
En sus brazos abiertos me río yo de los que sueñan con no se qué cielo