"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

sábado, 29 de diciembre de 2012

reconstruyendo versos


Y si me aposento en las sábanas frías de la cordura
arráncame del pecho lo que ayer palpitaba ternura
pues lejos de mi infierno no soy yo
y dentro de mi pecho guardo amor por la revolución
eso quiere decir que me hundo donde reprimen la voz
pero me rearmo con los latigazos de ese dolor.

Me reconstruyo con lo que me ha hecho pedazos
con todas las lágrimas que la incomprensión me ha regalado
construyo mis cimientos con los restos de la demolición
pues he sido todo escombros por nadar en aguas secas de rutinas de salón
por eso ahora temo menos
por eso cuando camino sola me pierdo sin miedo
por eso me aventuro a tus adentros
y por eso no me asusta luchar aunque quieran rompernos los huesos

Madrid es un tempano de hielo
un bullicio alumbrando el exceso
camino sola entre el bao de mis pensamientos
echan a volar todos mis pájaros enfermos
que sueltan plumas de tanto girar por el recuerdo de tus besos

Tuve todos los cristales rotos de mi reflejo
repartidos por los caminos que solo podía mirar de lejos
y ahora que me lanzo a pisarlos
se que me alejo de este mundo de esclavos
a un túnel oscuro de cuchillos amenazando
pero ya no tengo miedo
porque ya he visto dentro de los ojos del ciego
y todo estaba negro
como la noche del que cierra los ojos estando preso
pero en esa oscuridad se construye la libertad
hecha de anhelos y rabia
hecha de lucha como olas besando las orillas de esta playa
como en este mundo que es un campo de batalla
sus brazos, su lucha, sus palabras, los ratos soñando con nuestro mañana,
haciéndome de barricada
que de estos versos andan enamorados
porque como sus brazos van armados.

con mi canción y mi espada

Con mi canción y mi espada (Manuel Pérez Martínez, Camarada Arenas)


Mi canto es llano y soleado
Como la mirada de un niño.
Mi canto es rojo y breve
Como una amapola,
Y como la amapola
Tiene reservado un lugar
para el luto.
Pero mi canto es vivo y alegre
Y no tiene aristas.
Penetra pronto y hondo,
Como la mar clara y serena
Dentro de la brisa.
Mi canto es una parte
De esta alma que tengo,
Y mi alma
Es una inmensa caracola
Donde tienen eco todas las alegrías,
Y más que las alegrías
Las penas y las injusticias.
Y derramo en mi canto
Lágrimas oscuras
De un corazón trenzado
De tanto abrazar a los desposeídos
Y humillados.
Pero presten mucha atención
a lo que les voy a decir:
¡No olviden que un día
También tuve la osadía
y el valor constante para encender
la espada de la ira!
¡Y que puse a caminar
A los implacables e
Impasibles batallones
De la vengativa justicia

sábado, 22 de diciembre de 2012


Se apaga el incendio que quemaba mis ganas
pero eso no quiere decir que no se aviven mis llamas
si no que evitas las cenizas
que deja tras mis pies esta ciudad que me desquicia

Yo daba vueltas al fondo del vaso
y sin ningún miedo dentro se ha lanzado
salpicando fuera todos mis fracasos
nadando mojados
en un mundo seco nos hemos empapado.

yo que a menudo soy todo caos
un sin sentido de delirios mal ordenados
una rutina ahogada de tanto esquivar humanos derrotados
una isla en soledad viendo morir náufragos,
y se detiene ante mis ojos una mirada sin reparos
y miro a todos mis monstruos acobardados
que saben lo que siempre e anhelado
y el pánico es que ahora no pueden con este corazón palpitando
que se me va a salir del pecho cada instante sin sus manos
pero es alimento para estos puños que se afianzan apretados
y si tengo rabia
es porque me adentro en su mirada
porque no concibo el mundo
sin tener en cuenta a los que les roban el futuro
porque una injusticia a mi lado
la siento en mis manos.
No puedo ser humana sin ellos
ni puedo ni debo ni quiero,
porque en su tortura se construyen mis versos
porque dentro mío les siento
acarreo con ello las ganas de estrellar el espejo,
no puedo mirar la tormenta y negarme a escuchar los truenos
menos mal que compartes cada uno de estos sentimientos
compartes cada uno de mis destierros
con su fuerza desata la soga de mi cuello
para besarlo mientras nos amenazan desde lejos

Siempre he mirado al horizonte
y por fin parece tener sentido lo que en su línea se esconde
me hago fuerte donde su corazón se rompe
compañía en el exilio
versos entre los gemidos
suda libertad la noche

El mundo se queda doblegado
si rompemos los muros del pasado
simplemente con mirarnos
de todo me siento a salvo
en la trinchera que construye un abrazo

El sol amenazando
se cree poder alejarnos
pero se achinan los ojos
cerca de sus latidos me encojo,
y el invierno es un verano desbocado
como este sistema inhumano
que cree estar por encima del tacto de nuestras manos
pero nos tocamos
y caen muertos todos sus perros armados
que se atrevan a mirar entre mis poemas
que son solo patrimonio de lo que recorre mis venas
y por ellas fluyes avivando mis mareas.

En el lecho donde reposamos
es donde de deseo nos armamos
donde se recogen nuestras lagrimas contra la injusticia
tan reales como entre mis piernas las caricias
los fluidos que emanamos
saben a libertad, la libertad de dormir amarrados
como la libertad de elegir luchar contra este estado
que no te libra de sentir cada uno de sus asesinatos
de sentir su desgracia en nuestra piel
despertar y sentir su respiración al amanecer
todo entrelazado porque todo tiene que ver
es igual donde opriman porque es siempre el mismo poder.

La tristeza de mis poemas es pura necesidad
pero a nadie le voy a explicar todo mi vendaval
porque es mi desnudez mi sensibilidad
y solo sus ojos se pueden asomar,
porque lame mi piel con esa suavidad
cree en la violencia tanto como en mirarme despacio
en ese instante en que parece que los perros se han callado
y a nuestros deseos nos entregamos.

Sonreímos sin olvidar odiar a los que no hacen nada
por eso me aprieto a su espalda
menos mal que nos hemos encontrado en mitad de esta batalla
y me miras con la nostalgia de un poeta encerrado
que ansía respirar el humo del asfalto para anhelar el verde del campo

Las normas que nos estrujan las esperanzas más suicidas
rendidas porque surja una poesía deslucida
entre unas rimas desaprendidas
se esconde mi arma más temida
que hablan de lo que no se debe
que sienten lo que ocurre cuando el mundo se detiene
que repiten en cada frase lo que en tus suspiros se adivina
y es lo único que quiero para despertar toda mi lucha retenida.

Seguimos contando las huellas de los luchadores
cuidando con mimo cada uno de sus pasos entre los horrores
y mientras los recogemos para hacer latir nuestro corazón
nos acariciamos porque sin espinas no nos vale la flor



miércoles, 19 de diciembre de 2012

Quien soy, repite el eco
un susurro escondido me dice que me vaya,
cuantas mañanas he de ver muriendo
vuelta a la marioneta inerte
vuelta a la muerte
el viento me arrastra y como siempre me dejo llevar
cuantas madrugadas más están dispuestas a desarmarme
no se cansan nunca de desangrarme
cuantas preguntas desquebrajando mi piel
al final me iré
y vuelta a mirar a mi espejo sin saber bien por que
piso y no suena nada
me asomo al rio y no se inmutan los peces
una piedra dejo caer por cada reproche
y el agua es un pozo sin fondo que ni salpica
basura a los lados
yo que soñaba con tener el corazón rojo y mojado...

soy una diana que gira
ojalá vivir en un lugar donde nadie me conoce
que nadie pregunte por mi
porque me iré.

Altares de juicios siempre apuntándome
este sol opaco es mi dictadura
anhelo la noche donde paso desapercibida a oscuras
sueño con el exilio, que me destierren, no soporto tanto odio,
el exilio de tantas voces tronando y ninguna es la mía
ladridos y lo que tengo que decir se olvida
me vuelvo a sentir vulgar
vacía
un vacío pesado y cargado
me iré....
que nadie me mire más por favor
me muero por ser un fantasma
que nadie rebusque entre la saliva que escupe mi voz

cuando yo sepa que digo me iré
me retorceré sobre todas las partes de mi misma que siempre odié
y que los demás señalaron
que no son pocas
dejar de recrearos
ya se bien mis desastres
ya escupí todos mis disfraces
que me han golpeado en la boca
tanto hasta cerrarla
hasta mirar entre la gente y ver solo nada
sigo buscando el horizonte donde me dejaré caer
muerta o viva, me es igual
pero al fin encontrar el lugar donde nadie me vaya a mirar,
me iré
donde no se encoja de frío mi piel.
Me iré

sábado, 15 de diciembre de 2012

el mundo de los olvidados


Ya estamos muertos, somos muertos vivientes
me dice Ahmed mientras saborea restos de fracaso de entre sus dientes
sonríe y el frío de Madrid se arrepiente
sus ojos tibios de tanto vino
sus zapatos gastados de tantos caminos
de tantos platos de comida tejidos en sus manos
era cocinero y ahora rebusca la comida en la basura
pero hoy ha habido suerte en este mundo que se derrumba
a él y a sus amigos del parque les han regalado carne
recuerda tiempos pasados cuando no pasaba hambre
se desviste la noche y su humildad acude a mi rescate
sus manos heladas son mi calma
sus palabras dicen verdades aún estando borrachas
Ahmed dice que las líneas de mis manos se van definiendo
los hierros de mi coraza esta noche se están deshaciendo
me mira despacio y me dice todo va a salir bien
Estate tranquila todo va tomando forma tras el traspiés
Mira dentro de mis ojos donde nadie más me ve
solo unos instantes lejos de la maquinaria cruel
el mundo se detiene y yo me dejo caer
me dice orgulloso
Esta noche soy yo el que te invita a comer
no te atrevas a rechazármelo hoy que mañana quien sabe que
no perdamos tiempo con preguntas al amanecer
que quizás el próximo lunes no nos volvamos a ver”.
Vuelvo a preguntarle porque dice que son muertos
sonríe, ay Ahmed y sus sonrisa triste llena de secretos...
un pozo sin fondo para lanzar todos mis versos
si no tienes nada no formas parte
somos el resultado del desastre
el nicho donde descansa esta sociedad de consumo espeluznante
si no tienes dinero a quien vas a importarle
somos zombies que caminan como fantasmas en la calle
no te has fijado que cuando dormimos en el parque
la gente pasa a nuestro lado como si no hubiera nadie
somos fantasmas de los que solo se acuerda el frio
por eso, te lo pido, cena esta noche en el parque conmigo
que parezca que a ratos aún estamos vivos
nos abrazamos y nos despedimos
la solidaridad es ese abrazo
cuantas sonrisas en el mundo de los olvidados
esos ratos muchas noches me han salvado

viernes, 14 de diciembre de 2012

piedras para llenar mis puños


Rota la calma en la mañana que se aplaza
la celda se encoje en los hombros de la rabia
y todo se torna destrezas en el alma
pasadizos abiertos en la rotura de las ganas
pero dame, dame toda la rabia
que reviente y se esparza
que fluya como las palabras
como las bombas al abrir las alas
la celda es fría y oscura
como el mundo que nos asusta
como el niño que en la basura rebusca
hazme llorar si es por rabiar
hazme temblar si es en la cama de la revolución
no me digas que calme mi voz
si no hay hueco donde rompernos el corazón
no hay calma mientras siga vigente el terror
no hay tregua en este temblor
veo hombros encogidos y solo pienso en munición
recoges mis palabras y por fin traes tu calor
Pero sigue cerrada la jaula
sigue eterna esta lucha desarmada
cuando se alzarán las ganas
quiero empaparme donde las burbujas estallan
quiero partir las bocas que se callan
lanzas contra las rodillas que se clavan
que muera la poesía que no sabe de armas

Jirones dando vueltas dentro de la celda
tic tacs que hacen eternos los delirios de la fiera
un rugido enjaulado atronando la cabeza
y vendrá la tormenta
en la sombra de la lluvia esconderemos la tristeza
paginas de libros alimentando esta fuerza
sangre en el filo de las hojas de la guerra
fusiles enterrados donde solo es sangre la tierra.

el silencio ensalza los muros
pero al otro lado los gritos son tuyos
voy a buscarlos y se vislumbra el futuro
voy a respirar y se desata el nudo
pienso en sus lágrimas y tiembla el mundo
contra la indiferencia estos versos escupo
y que se moje todo donde ya no huyo
si hay piedras en el camino será para llenar mis puños

jueves, 13 de diciembre de 2012


Por mi cuerpo, por mis sueños
parten los anhelos de cero
todo es fuego.
se pasea su ternura su fuerza
tan lejos y tan cerca
se baten como locas todas mis puertas
se contonean libres mis caderas
el frío del invierno mereció la pena
sonrisas compartiendo las tristezas
palabras entrelazadas que disparan como piedras
abriendo alas entre mis piernas
trayendo aliento a esta eterna guerra
yo que escribo mejor cuando me hundo
me acobardo e ilusión supuro
como cuando miro al atardecer y parece todo rojo el mundo
como cuando el oprimido se levanta del suelo y pega al que le roba el futuro

Mi corazón pelea
conmigo misma y con el opresor que nos despieza
traes a mis venas resistencia
y mi ausencia callada se declara en huelga
no hablas de treguas
si no de las batallas que nos esperan
y se aceleran mis poemas
nubes asesinas planeando tormentas
y nosotros mirando pájaros sobrevolando nuestras cabezas
cerramos los ojos pero el corazón siempre alerta
pues estos ratos de paz son sin ponernos vendas
por eso son reales
tanto tiempo persiguiendo ideales
y al fin mis paredes se reinventan
mis mariposas desatadas aletean
y la rutina mediocre se revienta.

Si mi pulso se para su aliento lo bombea
mi lengua se deja llevar como en verso sin pensar
hueles a verdad, a brisa y a tierra
hueles al polvo del que entre escombros pelea
si sonríe se rompen todas las cadenas
y me apunto una victoria en este mundo de mierda
la paz parece ser que puede ser cierta
a su espalda mis dudas ya no tiemblan.

La brisa es fría como un pueblo rodeado de fascistas
pero estos latidos acompasados serán sus peores terroristas
estos labios ardiendo les asustan como dinamita.

El abismo lejos de su abrazo
pero aquí la oscuridad es un eco acobardado
encogida en esas manos
tan frágiles pero un rato sin sentirnos esclavos
el exilio se insinúa al abrir sus brazos
la distancia es una celda
y contra los barrotes mis deseos se estrellan
pero el anhelo se convierte en bandera
porque se que merece la pena
como la guerrilla que pelea
como la victoria que se espera
como el preso buscando el sol desde su celda
y cuando llega
se rinde la apatía de las aceras
igual que a los torturados que siento tan cerca
que lloro aunque esté lejana su guerra
les siento respirar en pulmones hinchados
oigo el eco del vientre de niños subsaharianos
mis lágrimas se recogen en su respiración a mi lado
les siento llorar en el temblor de mis ojos agotados
cuando el corazón late
no hay distancia entre compañeros armados
cuando se comparte el odio a los tiranos
sobran excusas para no esperarnos.
El pecho ahogado al fin está respirando.