"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

jueves, 7 de febrero de 2013

si apago la música...



Una depuradora podrida en la entrada y salida de esta ciudad
que descarado es el hedor de la realidad
y a su lado mi cuarto escondido
el río lleno donde mis poemas se arrojan al suicidio
y yo haciendo el funambulista por la vaya del olvido
agitando los brazos ante estos pájaros depresivos
que picotean a mis mariposas en su trance hacia el delirio
¡déjalas joder! Déjalas...por favor...
solo un segundo lejos del sol
que no quiero sus rayos donde ya no hay flor
y que va a crecer si los pétalos están pisoteados y sin color
¿Cómo sería su olor?
Me hago preguntas y sólo en mi cabeza se escucha mi voz...

Esnifo el aire y me doy cuenta de que ser humana es una mierda
que bueno sería dejarme precipitar de esta cuerda
que me ata las nubes negras
todo son nubes y el sol tocando los cojones!
¡deja ya hostias! Deja de alumbrar mis temblores!
vete a reírte de otra gilipollas que pilles olisqueando tus jodidas flores
que yo en mis versos no hablo de sus olores ni sabores
sino de la sangre que provoca su cerco de barrotes
¿Crees que la poesía es bonita?
Cada frase es una tentativa de dinamita
cada letra es una paliza a mi calma cuando dormita
no me deja nunca tranquila
es mi celda y mi tortura cada día
pero ay! sin ella, ya no se como sobreviviría
si el sonido del tren no fue suficiente para romper la rutina
si tus carcajadas no quedaron en el eco de mi estancia comprimida.

Si estuvieras a mi espalda mientras miro este río tan podrido...
su arruyo parecería el rugido de un león liberándose de ser cautivo
que es este pecho ahogado de no tenerte conmigo
pero lanzo los versos del final de día a su cauce perdido
donde fueron todos los sueños que ya no he vivido
si yo fuera la mitad de lo que escribo
no me pasaría siempre agachando la cabeza donde me miran con sigilo

Siempre la línea del horizonte
mirándome con los ojos achinados donde mi corazón se rompe
“te lo vengo avisando” me dice
tus venas abiertas a la poesía que flota en la mierda
te condenan a que esta tristeza no sea una pluma pasajera
el aire me corta la cara y mi miedo se tropieza
con el frío que me quiere tiritando y de tristeza eterna
pero siempre estuve a la sombra de todo
y si me duele la barriga es por vomitar todo este lodo
Todo lo que no dije donde me asomo de reojo
¿dónde quedarán aquel brillo en sus ojos?
Madrid parece muy extraño en mis latidos
versos que son añicos
de mis suspiros más rendidos.
Me olvidé todo este tiempo de la luna
y ahora me guarda el rencor d las noches en vela
esta flema de versos carraspea antes de que la escupa
y el mundo más que nunca vuelve a parecerme una celda.
 
Si apago la música se puede escuchar como mi esperanza se quiebra...