"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

sábado, 9 de febrero de 2013

tachones...





Yo que hubiera reventado
los poros de mi piel por una sonrisa lejos de este teatro
yo que ya andaba planeando el atraco
para pagar las sábanas con las que me destapo.

Yo que arrojé mis pesadillas
aunque iban cargadas de mi seductora dinamita
yo que hubiera emigrado a sus sonrisas
sin olvidar la muerte de cada esquina
pero hubiera armado guillotinas
con sus manos sujetando las mías

Yo que me enfrenté a las hordas del pasado
sin temor me deje salpicar por la tormenta que asesta este barco
que en los huracanes vi motivos para seguir luchando
y en mis naufragios creí ver estatuas de sal esperando
yo que al acercarme a la orilla tras la duda me deshice de mis zapatos
pero ahora te encojes frente al relámpago
me quedo sola rescatando náufragos
mis versos desencantados alguna lágrima han soltado
pero son expertos del hueco en mis manos
saben mucho sobre horizontes difuminados
sobre párpados cerrados
sobre suspiros ahogados
pero también sobre  el aliento de los olvidados
y a ellos jamás los dejará de lado
para ellos siempre estarán armados
al fin y al cabo no hay para tanto...


pero...

Yo que hubiera hecho de todo
me lo guardo y ahora me lo bebo en un fugaz sorbo
sus palabras retumbando en este olvido sordo
y fingir que mis noches ya no te nombro
pero no me siento tan mal pues se que soy más valiente donde me rompo
ojala pudieras entender algo de este fuego absorto
pero te hielas donde mis chispas yo arrojo
y eso se queda muy muy corto
para la sangre de este corazón cada día más rojo.

Yo que en este fugaz pestañeo
Deshice los hilos ficticios de mis sueños
Yo tan escéptica haciendo una letanía de mis versos
Las estrellas tergiversando el brillo de la luna
Pero ella es opaca como mi pose diurna
Hago tachones en mi destino y retomo mis planes de fuga
Me voy a ir…
Me iré de aquí
Quien sabe si algún día volveremos allí
No importa ahora, se acabó el sueño despierto y toca simplemente dormir
Me detengo un instante antes de la puerta que señala “salir”
no es facil cuestionarse como caí
y pasar de largo donde mi corazón está a punto de partir
Vuelvo sobre mis pasos a aquel comienzo donde me perdí
Pero mientras avanzan mis versos las letras se alejan de ti
Quien sabe que hubiera sido de atrevernos a disparar el fusil
Pero la pólvora se humedece y renuncio a que vayas a venir
Alguien que no conozco estará mirando el cielo añil
No volveré a regalar poemas que rozaran mi latir
Demasiado atrevido fue confiarlos así
Resulto ser de cristal la barricada que me protege a mi

Sonrío como si nunca hubiera soñado con volar
como si nunca me hubiera elevado sobre la mierda de esta ciudad
me hago la fuerte al sonreir...
pero los ojos chillan lo que no puedo fingir

Que más da ya todo
si mis poemas no encontraron el aullido de su lobo
que rime en la noche que me aleja de mis escombros
yo quiero su silueta ver en el fondo
pero aún no tiene forma y yo ya no me conformo
¿quién se oculta en la sombra?
se queda hueca tras tus restos de derrota
pero ahora ya nada importa,
Mi espina de nuevo se coloca
la espuma mancha la arenilla que escupí de mi boca
pero aún pesa el recuerdo donde me sobraba la ropa.

pero,

Yo no quiero ir al mar y quedarme mirando
si veo las olas yo  me voy desnudando
aunque afuera esté helando
mis latidos ya nunca jamás se quedarán parados
desnuda y temblando
libre para mancharme en el barro
se me cierran los ojos porque hoy ya están cansados
que a resginarse se han negado
siguen vislumbrando algo
seguirán buscando
el guerrillero que dispare a mi estado
aún ni siquiera ha asomado

Levanto la cortina para mirar el día
yo que hubiera ido al infinito de sus manías
pero está clareando y ya no son tan oscuras las golondrinas
soy una montaña rusa
y confieso que aún le espero en mi soledad difusa,
pero al menos no temo dejarme seducir por la vida
y me recuerdo en cada suspiro que la lucha nunca está perdida
le digo a mi sonrisa fingida
que no se rinda...

Yo ya se liberarme de las cadenas
y quiero unas manos que no se encojan al enfrentarse a ellas
que busquen en mis poros cada uno de mis poemas
que laman en mi espalda las heridas de mis guerras
que desaten en invierno primaveras
mi vacío es mio y no busco que lo entiendan
solo quiero que adentren sus manos por mi tierra.
que acaricien mis mejillas cuando me agote en la trinchera.
Que vean en mis lágrimas pequeñas guerrilleras y no las teman.
Mi rabia se calma sin dejar de contemplar la tormenta
Me siento fuerte y a la vez me elevo como una cometa
Vuelta a escapar de la mierda en las aceras
Ya volveré a bajar cuando vuelva la munición a mis letras.
Sin dejar de anhelar la revolución más tierna
Como Guevara leyendo sobre la hierba de Sierra Maestra.
Recuerdo sus palabras y no temo a la espera
Poco a pocos me alejo del portazo de esta puerta
Ya pasará este dolor eterno de cabeza
Agacho la mirada porque de abajo arriba siento la fuerza
Ya no espero que vuelva
No quiero dramas, me centro en la lucha sin caretas
Los pies pisan despacio de nuevo esta tierra
Queda demasiado que hacer antes de que esta estepa quede seca
antes de que otro inocente muera
ya pueden golpearme, que esta rabia al menos, nunca será pasajera