"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

domingo, 24 de marzo de 2013





Se mi ausencia de mañana,
Se mi beso a escondidas de la nostalgia.

Me sobran medias lunas pensando en el alba
quiero lunas enteras por si mañana el mundo acaba.
El brillo de la luna no escatima en hermosura
Verso sin rima en medio del poema
Así eres, sin normas ni trazar fronteras.

Se el presente, pues el futuro será de balas
se mi instante sin pedir nada
porque nada tengo más que el presente de mis ganas.

Huyo de un futuro de rutina acomodada
vivo en el día a día de mi rabia enervada,
si me hablan de mañana solo pienso en lucha armada,
el horizonte repite su llamada
a la lucha revolucionaria
y eso a mi futuro le basta.
Pero hoy soy gotitas de rocío que empañan tus ventanas
aunque el sol las seque como si anoche no mojaran
se el segundo efímero donde disfruto de ser una extraña,
no quiero la eternidad así que no te guardes caricias por mis entrañas.

Se un refugio improvisado cuando se acerca el alba
en ese momento en que los fusiles de la soledad me aguardan.

No te agotas en insulsas palabras
trepa por mi cuerpo buscando lo que te plazca
que despacio me recorres sin dejar hueco que no tocaras,
construye una hoguera sin garantizar chascas
se poesía dentro de mis bragas
ya aprendí que no hay promesas que ganen a las ganas
ganamos el presente sin pensar en el mañana
que importa si esto acaba
si ahora el deseo cabalga.

Me dices “guerrillera” mientras tus dedos suben por mi espalda
mis mariposas vuelan liberadas
dejas claro tu intención de no cortar ni una de sus alas
nos esquivamos entre risas las miradas
derrapas por mis sonrisas cuando me hablas
tus reojos sigilosos abren puertas cerradas
y lo mejor de todo es no ser nada.

Barcos a la deriva  dejando atrás sirenas varadas
somos niños que sin pensar se lanzan a la charca
chapoteas en mi libertad y me dejas toda salpicada
respirar profundo, disfrutar sin necesitar ser nada
piel erizada sin necesidad de promesas adornadas.

No disfrazas tus palabras
que divertido es aguantarse las ganas
para luego explotarlas.

Eres naturaleza en mi carretera alquitranada
mis hojas secas de otoño de tu lluvia fresca se quedan mojadas
tu en tu mundo y yo en el mío damos rienda suelta a nuestras ganas encontradas
qué que eres? Una tregua acariciando el yugo de mi espalda
cielo abierto y escampado sin necesidad de que llegue ni el sol ni la mañana.
La casualidad se dignó hacer su llamada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario