"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

sábado, 20 de abril de 2013

Mirando a Júpiter





Aún están nevadas las cumbres
la primavera se desnuda y el rubor de la tarde se descubre,
El metal de mis cadenas veo en esas nubes
deshaciéndose en el ocaso sangrando rojas luces
extendiéndose por el lugar donde mi futuro se reprime,
el sitio que tantas veces me vio rendirme
me vio llorar
hoy es mi luchar, mi empezar.

La contaminación era una cárcel
para mis ojos reacios a deslumbrarse
con el horizonte recortado que tantas veces vi
tantos paisajes cansados de saber tanto de mí,
pero apareces
y el río se lleva todo un cementerio de peces
sonriendo como si nada
sonrisa que me desarma
mirada que son alas a mis rubores en desbandada
como el río que observamos callados
pensando en que pasó hasta encontrarnos,
como la lluvia
 que parecía no acabarse nunca.

Esa manera de olisquearme cual animal el cuello
como el verde que parece hasta obsceno de tan intenso
se está corriendo de gusto la naturaleza
miramos morbosos a las curvas que trae la primavera
y yo en tus brazos
tu husmeando en mis deseos atrapados
esperando como condenados
al atardecer que está atronando tambores de hermosura
pareces siempre tener presente la luna
me encanta como te desatas a oler mi ternura,

¿Habías visto una tarde más bonita que esta?
tan simple, tan efímera, tan bella
me señalas las estrellas
y mis escudos se hacen trizas sobre el polvo de mis piedras
aparcados en estas tardes de tregua
Tú si que eres calma para este corazón en guerra
no frenas mis batallas , me alientas a ellas

La luna sonríe y le pones nombre a Júpiter
Siguiendo a la estrella polar muchos años me equivoqué
Júpiter alza sus fusiles en la avanzadilla de su revolución
como si el día no supiera la que se le avecina al caer el sol
la revuelta de la noche sudando en las encinas
y se me encogen las guerras perdidas
cuando me acaricia al acercarse la brisa.

Hace frío y me abraza
como si no ocurriera nada
como si no hubiera visto mi mirada doblegada
y se derrumban los muros de decepción que apilé
…suena el tren…
melodía de mi niñez
recuerdo del que no fue,
de toda mi vida
y todo pasa ante los ojos de esta guerra que avecina.

Justo cuando Madrid me recordaba que las estrellas no se ven en esta ciudad
apareces y te pones a nombrar a cada una de las que antes no pude encontrar
poniendo bombas a las nubes que las ocultan
riéndote de los rayos del sol que alumbran los poemas de mi tumba
aquellas ráfagas solo eran luces de neón deslumbrando a mis trenes
tu eres naturaleza cuando tus ojos se transforman verdes
apareces de la nada
donde estuviste se pregunta mi calma por fin calmada
Eres todo instinto
Naturaleza de lo que grito
Suavidad respirando en mi ombligo

Nunca estuvo tan hermosa la villa
nunca me enseñó tu sonrisa su alba.
Me dices que quieres ver las estrellas conmigo
que se joda el día y sus trampas.

domingo, 14 de abril de 2013

en aquel pinar...




Doliéndose el sol por brillar
como tirano con disfraz,
hoy tan gris el día
en la memoria perdida
enterrada en la agonía
de ver soberbio el símbolo fascista
recorta la sierra sus aristas
de represión golpeando las pesquisas
de sangre antifascista
de tortura revestida
de mentira
de reconciliación que callaba
de celdas esperando preparadas
cadenas que aún fuerte nos atan.

Tierra húmeda
sangre en las uñas
“¿dónde está su cuerpo? “se preguntan
no hubo lápidas donde llorar la rabia
no hubo venganza
no hubo mañana
pueblo obrero combatiendo en la montaña
tanta sangre derramada
tanto frío al llegar “el alba”

Un silencio sepulcral
y el verde altivo de la montaña no se quiere resignar
¡miradme! dice
¡¡aquí entre estos pinos les trajeron a fusilar!!

Camino al silencio que los mantiene sin nombrar...
terror atronador en cada tic tac
cierro los ojos y se puede oír aquella manera de temblar...
y no puedo evitar llorar

Sus pasos serían infinitos caminando con un fusil detrás...
jornaleros, albañiles, artistas... una generación caminando en la oscuridad...
y no puedo evitar llorar...
familias consumidas en un esperar
antesala eterna a un triste final

¡No fue una guerra de igual a igual!
Golpe de estado fascista y militar
que tiñó cada calle de horror 
cada palabra encadenada en la represión
clase obrera aplastada y arrancada como una flor
Llorar la traición de los que aceptaron callar
de los que rubricaron la traición sin una vista atrás
ojos acomodados que no os quieren mirar
vendidos a las delicias del capital
y yo vuelvo a mirar el pinar
las tumbas que parecen retumbar
tan sonoras como los pactos de silencio que firmaron vuestro silenciar
La guardia civil se pasea y no deja de vigilar
como ayer hoy los mismos luciendo la cruel realidad,
pero en nuestras lágrimas os oígo chillar

Jóvenes antifascistas de la sierra
seguiremos en guerra
por la vuestra que también es nuestra
contra las traiciones que os vendieron a la derecha
por eso hoy os recordamos desde una celda
que es el silencio de los cementerios y las cunetas
por vosotros combatientes seguimos en la misma guerra
cubierta de máscaras
que cairán por cada paso que disteis en la oscuridad
por cada puño alzado que antes de morir grito libertad
por cada franquista que os mando matar
y hoy con el beneplácito de los traidores coronan un altar
contra fascistas, burgueses y contra el capital
República Popular!

viernes, 12 de abril de 2013

pulsaciones

Nebulosas anudando los designios
hidrógeno desafinando los sonidos
nada se llama como fue escrito
un dictador protegiendo el telón del olvido



Pero el viento se mueve donde no se sabe
donde quiera que encuentre un jirón de rescate
donde las hojas mueren pegadas al suelo
pero son latidos sus crujidos al pisar su anhelo
tus excusas hoy rebotan en la nada de mi eco
ya si cierro los ojos ni te veo
aunque te recuerdo
del olvido no saben ni uno de mis versos
pero no quiere decir que te guarde mis destellos
me desahogo ahora en las pulsaciones de sus besos

De eso somos,
unos pintando cerrojos en el cosmos
pero todo es movimiento
no hay humos etéreos que evoquen infiernos
si el infierno es la calle que pisamos cada día
con moléculas de miseria estallando alegrías

No me digas que es inmutable tu corazón
si puede rebelarse solo con el roce de una voz
todo cambia con el brillo del sol
ni la luna es la misma si nunca la miras con la misma dedicación,
imagina que son lágrimas de cientos llorando opresión.

tu no lloras
y yo estoy empapada de las lágrimas que no deshojas

No para de llover
desafiando a los ojos cristalinos que mi espejo  se encabezona con ver
Ojos aventajando el dolor
horizontes boluptuosos seductores
al acercarnos estaban carente de flores
que crecieron en movimiento y rompieron lo mediocre
pero se marchitaron
pues no entiendoron que la luna las está retando
a sobrevivir cuando el sol es tan tirano
que las abandona tiñendo de rosa el cruel ocaso
pero que hermoso ese empuje al vacío más humano
mis ojos la oscuridad están oteando.

Vete de mis giros
soy pulsaciones
no entiendo de retenes ni mudas canciones
si el fuego arrasa aunque el humo lo traicine

Que suene el palpitar
que suene sin necesidad de palpar
se queda dentro de mí aunque halla acabado
lo que significa lo suscriben mis versos más románticos
todo es tranquilo natural y en su abrazo me escapo

Nebulosas chocando contra mis pulsaciones
si todo se mueve no esperes que te esperen mis estaciones
trenes que volaron y me despido no sin lágrimas
pero decoran las baldosas mas gastadas de mis paradas

Te digo adiós pues nunca exististe
me voy de su mano que tan fuerte y delicada me desviste
nunca fuiste real
pero si lo son las cadenas que no quieres mirar
que te atan a la realidad de no saber palpitar.
Somos pulsaciones, movimiento
no esperes oraciones que justífiquen tamto cuento
sus manos recorriendo mi cuerpo en movimiento
eso es real,
comprobable en mi erizar
no palabras que se agotan al nombrar
se queda dentro y con suavidad me hace temblar
gobiernos por derrocar
aún me toca esperar,
pero lo haré en sus brazos que no me quiere atar
y no me dejan de abrazar.

martes, 9 de abril de 2013

tras alientos tosidos


Escribiendo en el filo de este vilo
flotando en la gravedad que he perdido
enturbiada en el roto de mi descosido
observando lunas enteras en este madrid vencido
ese que de estrellas el humo deja vacío
le digo adiós a ese infinito
donde vi los universos que le faltaban a mis sigilos
donde quise echar a correr a mis miedos despavoridos
eco donde parecieron más vibrantes mis rugidos tanto tiempo dormidos
pero mis miedos, aún terribles son míos
pues mis puños se aprietan sin necesidad de alientos tosidos
carraspeo tras el esputo escupido
 gritos y jadeos afino..
para sentirte tan dulce mientras grito asesinos.

Rota en la lágrima en la que se convierten los charcos de espejismos
eternos cantos afilados dando un tropiezo a mis caminos
he de admitirlo, parecía demasiado bonito
hasta que tornó en una danza de mis sueños con el olvido
como siempre viendo desnudo lo más escondido
me cansé de el humo en un fuego hecho mito
los últimos días eran un stand de mi orgullo vendido
hoy mis luchas y los olvidados son las dueñas de todo protagonismo
no obstante aparece la montaña desafiando mis abismos
traen abrazos nunca antes visto
que tornan hermosa la rutina de este sitio
desde cualquier rincón de repente veo mis montañas alzando sus picos

Soy solo del viento que silba en el fusil alzado frente al capitalismo
por eso no me retiene aunque en sus manos me desvisto
cuando ambos queremos que la rutina no destroce el delirio
pero descartamos las cadenas pues sobra deseo cuando te pierdes por mi ombligo
me quiere libre como un verso mal escrito
pero sabe que mis alas se detienen ante cualquier genocidio

No necesito de ninguna mano para retener el mordisco
con la tinta de la soledad estos poemas van escritos
pero no es un problema y rechazo el victimismo
soy feliz si lloro y no lo esquivo
porque lucho siento y palpito
vivo.

domingo, 7 de abril de 2013

la guerra de mi sierra

Aquellas montañas que me cercaban
paisaje repetido que me condenaba
espiral sin salida,
callejones de la nada
serpiente rodeando mis pasiones retenidas
eco rebotando con la estampa fascista.

Pero no eran las montañas
sino la vulgaridad de la luz por la mañana
no era mi sierra hermosa
la culpable de tantos luchadores en su fosa.

Las montañas siempre afiladas
apuntaban sus cumbres al alba
y yo me cegaba
ahogada en el perenne fascista dominando nuestra montaña

El valle de los Caídos oprimiendo nuestra sierra
nuestras montañas atadas recordando que seguimos en guerra
la lucha hoy es nuestra

Mi voz ahogada
pero la sierra está nevada
y está preciosa
más al mirarla en tus ojos que la nombran.

No para de llover
y el verde se hace fuerte al amanecer
contemplando juntos nuestra sierra
nunca la vi tan hermosa como contigo entre mis piernas
como ahora que la miro sabiendo que nos toca continuar la guerra.

Me he reconciliado con mis montañas
conatos de ilusión y lucha se fraguan
me afano en liberarlas
de las tormenta fascista que la quiere nublada
pero se alzan sus rocas sinuosas de mil caminos
Me traen la calma tus ojos tranquilos
que se comen el verde del campo de mi olvido
tus ojos clarean mucho aun siendo este sol timido y tenue
mis luchas las entiendes
tus manos están hechas de la roca de mi sierra
contemplarla contigo mientras me besas
soñar con reventar el valle de los caidos
tener sueño y que abrazados no nos quedemos dormidos
de tanto mirarnos y reirnos
y nuestra sierra de testigo
que se atrevan a buscarnos en la montaña nuestros enemigos

miércoles, 3 de abril de 2013

No te quedes mirando, has de matarlo


Siempre, siempre... el horizonte velado, vedado, arrasado, encarcelado,
¡la linea se está desangrando!
¿aún puedes soportarlo?

Rejas y cadenas apretando un pueblo armado
y siempre mirando
siempre oteando
siempre llorando
y resulta que el horizonte no es tan lejano
sus gritos aquí al lado
no puedo soportarlo...

Atraviesan los susurros tus oídos tapados,
atraviesa su grito tus ojos vendados,
agacha la vista,mira abajo
¡a tus pies la sangre está llegando!
agacha, acerca tus manos
¡la sangre no siendo tuya es de tus hermanos!

De niños aplastados por tiranos
De huesos apaleados por mercenarios
perros amestrados
borregos callados,
¡hay sangre por todos lados!
de obreros desahuciados
de inmigrantes ahogados
de trabajadores empujados, latigados, ninguneados,
¿qué estás mirando?
¡es tu sangre, la de los explotados!

El horizonte no está tan lejano
te cansaste de suspirar al mirarlo
quítate la ropa despacio
siente en tus heridas cada trazo del cuadro
deja caer sobre el terreno, solo son trapos
deja que tu piel dibuje sus arañazos.
Tu corazón no es de harapos.


Escribe en el horizonte un mundo a retazos
un mundo temblando que se esté sublevando
desnúdate de frente al enemigo altivo e inhumano.
el frío llega, me siento temblando
y alrededor en sus llanos
motivos de sobra 
argumentos armados
¡Si no hay pan en sus manos!
palabras armadas de poetas asesinados.

La carne se subleva ante la tormenta que cierne amenazando
estás llorando, no temas, te estás liberando
y duele, duele tanto
tan terrible ver que su sangre mancha tus manos
si no corres hacia el horizonte asediado
la sangre llegará a tu regazo
si solo te quedas mirando
lo se, estás llorando
los ojos se abrieron y cruel escenario...
 
Mira tus puños cerrados
te están hablando
que no sea tu sangre no impide que se encabrite tu corazón descarnado
preguntas, ¿qué está pasando?
no mires atrás que lo que fuiste ya no te sirve una vez sublevado
sentir es renunciar a la nube de acomodados
asúmelo, te lo dicen tus puños apretados
te lo dice el horizonte desangrado
te lo dice el que muere con el frío en sus manos
eres solidario, desnudo ante el diablo
que es de carne hueso y viste trajeado
que con una firma rubrica asesinatos
no le ruegues más, tu aliento que sea ir a matarlo...
tu fuego, para quemarlo

Te lo dice tu palpitación en la boca gritando
eres revolucionario
no te quedes mirando