"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

sábado, 11 de mayo de 2013

versos calmados





Ahora se lo que es la tregua
Merecido acunar a mis frágiles fuerzas
Soy débil funambuleando en la grietas de la tierra,
Pero me traes el olor a refugio,
Los animales haciéndole la guerra al suburbio,
Aquí alejados el río no está turbio
Es cristalino como la sonrisa presente lejos del futuro.
Explanadas infinitas haciéndole la mofa a los muros.

Prados apartados donde la primavera hace la revolución
Imposibles colores encabritando el alrededor
El mundo parece callado y solo oigo tu respiración
El eco de tu voz,
Haciéndole los honores a la montaña
Mis gemidos deshaciendo la helada a la mañana
El rocío que trajo la noche dejó mi rabia acariciada,
Pareciera incluso que en el resto del mundo no estuviera ocurriendo nada
Me dejo ilusionar imaginando que la tierra se paró y terminaron las desgracias
Las libertades atadas,
Tú y el precioso verde del campo simuláis una guerra ganada
Pues tantos días de lluvia al final trajeron esta hermosa estampa,
Tras trasiego de tantas horas luchando y clamando venganza
De tantas calles empapadas.

Pero el mundo no se detuvo
Aunque hiciste lo posible porque este exilio deshiciera todos mis nudos
Y tu sonrisa mientras me besas trajo las fuerzas para combatir a mil mundos
Pero ahora me confieso escapando en tu pecho donde me hundo
Necesito una bocanada de aire
Y tú traes vendavales como nadie
Tienes la frescura y realidad de los animales
Y el fuego de testigo hace chispas a mis fríos inconfesables
Hace frío esta noche, no te apartes…

Que verde está el campo
tan inmenso provocando
sugerente tu mirada tras mis pasos
como el silencio lejos del mundo de esclavos
me siento libre con sus ojos el horizonte oteando
dormidos
apartados
se queda el trafico derrotado
y nosotros al margen del escenario
de tantos muertos ahogados
pero no puedo olvidarlos…
Estos días de tu mano he escapado
tan fuerte agarra el cielo con un lazo
y lo pone todo a mis pies hecho pedazos
para recogerlos y ponerme a escribir mis versos más calmados
la suavidad y ternura que le faltaban  mis poemas manchados, enturbiados,
estandartes de insomnios derrotados
de sueños demasiado pronto despertados
pero al fin tu voz en la montaña gritando
trae el eco de lo que oí en la letanía de mis poemas desesperados,
el cielo, está quieto, el mundo se ha parado
quizás no lo sepan el resto de humanos
pero el mundo se ha detenido
cada vez que nos miramos
y nos encomendamos al devenir sin sigilo
soberbios nos reímos del olvido
planeamos atentados contra los que traman genocidios
sonreímos…
sobran humanos me dices al oído
y tan lejos de la ciudad en medio de la montaña adquiere esa frase va cargada de sentido

No he tenido necesidad de escribir
Tus manos son antagonistas del verbo reprimir
No me ha hecho falta abrirme en canal para fluir,
Tus manos sustituyen a los versos a la hora de desatar el nudo
Y se ponen a  rubricar con la tinta que supuro
los ratos que en tus manos he vuelto a sobrevivir
de esta guerra que me quiere partir
de esta falta de sabor en la sangre
pues tu eres naturaleza en mi contaminado aire
reconstruyendo a partir de mi desastre
agua rompiendo las rocas enseñándome un nuevo cauce
trepas por mis grietas
ves hermosas las roturas en las piedras
y construyes caminos donde no creí que hubiera puertas.

Rómpeme los esquemas de esta coraza hecha a retales.
Cierras los ojos y hueles
 soy pluma en tu aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario