"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

domingo, 29 de septiembre de 2013

sangre de pueblo obrero



el pueblo, el pueblo no está en una bandera
que limpio la sangre no para curar heridas
sino para ocultarlas
y nosotros queremos olerla
empaparnos con ella
embadurnarnos con esa sangre
saborearla mezclada con la tierra,
Pues es una sangre que nunca salió de rodillas clavadas
ni de lenguas mordidas por no gritar contra la barbarie
porque es sangre que tuvieron que sacar a golpes
sangre que sabe a lenguas cortadas
porque de otra manera no podían callarlas
sangre que sabe a pueblo en armas
no por gusto sino por defender lo que sus abuelos labraban,
carne viva de manos encalladas
que es mi pueblo
mi pueblo trabajador
no me digas que no amo a mi pueblo por no besar una bandera fascista
pues rebusco bajo las piedras la sangre de los míos
para lamerla sin descanso
pues llevan años intentando enterrarlos
pero cada aldea de este pueblo
en su recuerdo a su sangre en rebeldía
a una generación de lucha antifascista
peleada en las más hermosas sierras que hoy contempla nuestra vista
de aquellos que tanta tierra levantaron
tanto trabajaron
y que aún hoy son los mismos pisoteados
aquella sangre que salpicó mi pueblo
cuando cortaron tantos puños alzados

Desahucios

Sin ganar, siempre presos de la realidad
la derrota siempre en el espejo donde se van a reflejar
sin ganar si quiera el sol rendido ante la altura de las contrucciones
apiladas con manos de los que en los andamios tampoco nunca tienen nombre.
un sol que nunca llega a calentar
que le concede a la luna que saque a la soledad a pasear
En esos barrios el sol pasa de largo
pues ignora la sombra de los hijos de los olvidados
y la única luz que centellea es la de las cadenas de esclavos
donde van atados
todos los sueños que algún día soñaron
y que ya olvidaron
o que mejor dicho, a los que hace mucho renunciaron.

Los que nunca tienen nombre en la historia
los que nunca reciben la caricia de la memoria
y solo el sucio asfalto de su calle conoce el torrente que dejan sus lágrimas rotas
de tanto aguantar una garganta en congoja,
pues ni les permiten gritar
ni nadie se va a girar a escuchar
ni a nadie van a importar.

Se asoman de vez en cuando al balcón
a veces atraídos por la melodía de un vagabundo cantautor
otras temblorosas por las sirenas que vengan a echarles de su casa
siempre durmiendo con esa soga al cuello atada
siempre con el miedo de perder su nada, mañana
y a quién importa que les golpeen a patadas
por las escaleras que les llevan a una calle oxidada
de tantos caminantes que andan sin fijarse en nada
la ciudad se está acostumbrando, otra familia desahuciada

sábado, 14 de septiembre de 2013

mi hueco


Las cuestas del camino
que subo a regañadientes mientras escribo
grietas, obstáculos, me afano
me dedico a apilarlos
a amontonarlos
y con cuidado me los ato
bofetones en mi cara con mi propias manos
castillos que construyo y soplo hasta derrumbarlos
me descubro escribiendo en otros versos truncados.

Yo soy de saltar sobre los charcos
y ponerme perdida de barro
soy de sentir el cansancio del explotado
y de buscar flores pequeñas y frágiles reventando el frío asfalto.

Ando abriéndome el pecho a conciencia en un nuevo asalto
donde los puñales están solo en mis manos
y llegan las suyas...
apartando la densidad de mi bruma,

Por cada grieta que abro construye puentes
cada obstáculo que lanzo lo arroja a los trenes
que saludan en las noches en que viene a verme
y a punto de caer el otoño, el verano se detiene
vuelven las estrellas a hincarnos los dientes
y la luna se acurruca en mi vientre
donde desde su corazón entra tan fuerte
derramando los latidos que aprietan mis ganas de tenerle así de dentro siempre.

Coge impulso para empujarme a nuestros sueños
sus brazos agarrándome en tensión son armas contra nuestros dueños
y mirándonos a los ojos las gemidos se mezclan con el futuro
que planeamos abrazados cada vez que estamos juntos
Yo me quedo anudada en el hueco de su pecho que tiene el tamaño de mi mundo.

Sus sonrisas, sus miradas
cuando mientras camino se para
y le sonríe muy dulce a mi estúpido drama
se sienta despacio
tranquilo como su abrazo
sonríe y parece un niño descuidado
pero no sabe que es terrorista en todas las sedes de miedos más despiadados.

Va poquito a poco rebuscando
todos los escombros que cayeron en la soledad de mis harapos
Se pone con calma a reconstruir mi castillo
entre sus dedos se escurre mi arena hecha hilillos
y él lo vuelve a armar mucho más bonito
acaricia los golpes de mi espejo ensombrecido
y recoge todos mis restos desechados y caídos.

Él hace que todo lo que antes no tenía olor agite mi hocico
Él hace que hoy todo tenga sentido...
me levanta la camisa para mirarme un instante el ombligo
se muerde el labio, sonrío.

jueves, 12 de septiembre de 2013


No me había fijado
me gusta asomarme a la ventana cuando todos se han acostado
otoño por mi pelo rebuscando
ha dejado de oler a jara...
el invierno pasado se jacta
se empieza a enfríar la tierra por las mañanas
algunas mariposas se marchan

la tierra...
con mis pies se ceba
la tierra se extiende
se endurece
y la noto pegada
pequeñita piedras en mis plantas clavadas
está frío el suelo
el verano está de duelo
y las nubes se alzan lejos.
Las jaras ya no huelen
queda algún grillo rebelde
esos son los que valen...
y yo no me olvido de su cante,
que me mantiene alerta en los instantes.

Las estrellas están cambiando de sitio, me dice
y el cristal de armadura juega al despiste,
el cielo está dando la vuelta
y mi desequilibrio se da cuenta
y mi olfato se da cuenta
no huele a jara
los poemas se quedan sin flores blancas.

se acerca el otoño
no recuerdo el verano pasado
pero si las hojas de un otoño extraño
por la tierra voy caminando
y recuerdo todos los versos que lo han contado
el viento con las palabras despiadado
eso no lo he olvidado
todo ha pasado,
todo ha empezado
la ciudad sigue llena de puertas por todos lados
y yo me las quedo mirando
¿ha cambiado todo tanto?
El viento trajo humedad a este acantilado
él me ha arropado
y yo al abismo me sigo asomando
estoy tranquila, me gusta sentir el mundo así de dulce y tirano.
Nada importa tanto. 
quedan mariposas revoloteando...
enamoradas de mi caos

martes, 10 de septiembre de 2013

"en un mundo descomunal...."

Brutal la espuma
despiadada la marea que mecen mis sombras
y deja todas las orillas donde reposan mis náufragos
desgastadas
sin arena
¿a que vino esta vez la marea?
si las olas ya empaparon estos pies

Me acuerdo de esa espuma
que tanto mojó para secarse en un instante
y ahora me sorprendo mirando aquellos barcos estáticos
tan pesados, tan cargados, tan anclados
pero no fallaba su luz cuando la noche se traga el horizonte

qué fue hoy de mis alas
tan ansiosas de mojarse y salpicarlo todo...
Puedo ver un pez contaminado
de alquitrán enredado
volviendo negro todo el mar
y mis pies dejándose de nuevo helar
todo salpicado de mediocridad
en un instante el paisaje parece volverse de nuevo vulgar.
Aunque no es verdad
son estas jodidas sombras agazapadas. 
 
Sirenas que hoy han decidido no cantar
o cantan tanto que yo me volví sorda.
Parecen tararear aquello de "en un mundo descomunal, siento mi fragilidad..."

Hoy se rindió la montaña
soñando con el mar
pero este hoy tampoco se deja navegar
y solo quedan las letras de la soledad
escribiendo caprichosas donde nadie las quiere mirar

Estas mariposas estaban tan ansiosas...
y justo cuando iban a despegar
el viento trajo sequedad
solo fueron unos simples insectos más
y esta noche solo quieren empapar sus alas con la sal del mar

Se apedrea el suelo donde ayer me dejé deslizar...
que se pudran estas letras, que no vuelvan más
que se queden por siempre presas
en la espiral de mi fragilidad que tanto odio
donde el espejo abre un hueco donde me nombro.
Quizás su voz esta noche
quizás sus manos
... arreglase esta luna rendida...
quizás no, hoy tiene derecho a caer
entre asqueada, furiosa, orgullosa y resignada a ser quien es.

Que importa todo este sinsentido bailongo y sinuoso
hoy como ayer hay gente durmiendo entre cartones...