"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

sábado, 12 de octubre de 2013

en medio de la vorágine



Ese halo que envuelve el otoño
ese tono que tiene la melancolía en las calles
esa opacidad de un atardecer que no sabe si frio o calor
que divaga entre el vaivén de una noche prematura y un día tardío
esa sensación a pies flotando
a pluma girando en el silencio
escurriendo los obstáculos de la voracidad de los días
asfalto, edificios, coches, avenidas, gente rápida
y mis pasos callados
como si fuera un fantasma
y las primeras farolas turban la luz
la luz que todo lo envuelve y todo lo cambia
y parece jugárseo todo a una sola carta
la de la atardecer y su magia,

¿Por qué la gente no se detiene
en medio de esa vorágine
a contemplar la sutileza de la luz ?
golpeando diferente en cada cristal
en cada cabello
en mi caminar
y me sorprendo cabizbaja
intentando no ser vista por el mundo
queriendo ser olvidada por un segundo.

hay un grupo de chicas hablando de lo que han engordado
otros comentan la lista de la compra
y en un paso de cebra un tipo considera
que un piropo vulgar es lo que espero
y es entonces cuando más te echo de menos
cuando la mediocridad todo se lo quiere comer
cuando los corderos balan al unísono de un compás aburrido
echo en falta cada tarde que no veo un atardecer contigo
porque de lo mediocre y apagado tu eres antagonismo
y de repente ese mundo opaco , aburrido
ese baile de clones me importa una mierda y todo tiene sentido
cuando revivo uno por uno todos los suspiros
y esa sensación a horizonte infinito
cuando me miras mis guerras cotidianas cobran sentido
¿que guardan tus ojos cuando hablando te olvidas de lo que me ibas a decir?
y te me quedas mirando así
así..
hacía tanto que nadie me dejaba sin saber ni como describir
será también la luz que nos alumbra
la que ahora nos ha tocado vivir
con las sombras acechando del porvenir
y oscuros callejones del pasado nos la quieren cambiar
pero la luz de todos los atardeceres parecen pocas cuando me miras así
continúo caminando
rozando en las paredes las palmas de mis manos
mirando a los gatitos agazapados de mi barrio
todos los días guardan un caldo de cultivo de poesía



No hay comentarios:

Publicar un comentario