"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

lunes, 8 de diciembre de 2014

el derecho a ser madre...¿y el resto de derechos?



Proteger el derecho a ser madre... proteger la vida, términos intocables, derechos que arañan nuestra emotividad, nuestros sentimientos de amor  más puro...  Suponemos que es fácil hablar del derecho a la vida si no se especifica qué modo de vida, porque vidas, desde luego hay muchas. Está la vida del que es multado por buscar comida en la basura, está la vida de la familia que escucha al otro lado de la puerta como alguien la aporrea para echarlos de la que ha sido su casa, está  la vida de los que se atreven a mirarse al espejo tras aporrear a su puerta y se creen los cuerpos de seguridad, de nuevo un término estupendo, seguridad... al igual que el término vida, este tiene amplias formas e interpretaciones.  Hay un sin fin de vidas, esas de miles de jóvenes con una maleta llena de títulos despidiéndose en aeropuertos rumbo a un futuro gris, huyendo de uno muy negro. También está la vida de quien navega en una patera y una vez toca tierra es encerrado en un centro donde le prometen una estancia temporal mientras le dan una bolsa donde por las noches pueda defecar. La vida de los CIEs, también es una forma de vida, o quizás no... Está la vida que pende de un hilo como la del subsahariano que es disparado de nuevo por esos cuerpos de seguridad mientras intenta no ahogarse en un estrecho que se torna inmenso. Está la vida de la resignada, del eterno esclavo que aguanta la precarización de sus condiciones laborales,  a cambio de tener algo que le dicen que es un trabajo y por la que se siente agradecido. Son asombrosos los mecanismos de defensa del ser humano, y los esfuerzos psicológicos que ponemos en marcha con tal de rozar si quiera la sensación de sentirse un privilegiado, un afortunado, agradecido. Pero así es más fácil aguantar, soportar y sobre todo poder mirar a los ojos a los nuestros y a nosotros mismos sin sentirnos unas perfectas esclavas renunciando a nuestra verdadera llave para cambiar las cosas, el poder de la unión y la solidaridad.

Nos encantaría preguntarles a los pro vida su definición de vida, y cuáles de todas estas  vidas son las que dicen defender. Esos defensores de la paz, de la moralidad, de la no violencia. Esos que tiemblan cuando un antidisturbios es pateado y que cambian de canal, porque empieza gran hermano,  cuando oyen que una mujer inmigrante es violada por esos mismos cuerpos de seguridad del estado. Esos que dicen no atreverse a juzgar si matar una vida o no antes de nacer, son los que califican de efectividad el asesinato de 15 inmigrantes por intentar precisamente eso, vivir, aquellos que no se resignan a esa vida de esclavo. Parece que ya entendemos a que vida se refieren cuando dicen defenderla. Así pues son los mismos que llaman radical al que lanza piedras como forma de protesta y llama legalidad a una subida de la luz que condena a la miseria y el frío a las familias del estado español. Porque de nuevo la vida que defienden es la que está atada por cadenas, o si acaso, aquella que garantiza el no morir, pero... ¿vivir?

Volviendo al inicio, a mencionar ese derecho a ser madre, que suena tan hermoso, porque al fin y al cabo, las mujeres tenemos el poder de dar vida, un privilegio, debemos estar por ello agradecidas con la naturaleza y la sociedad por semejante poder y don concedido... Pero ¿por qué hablan de nuestro derecho, de nuestro poder, aquellos que eternamente nos han mirado desde arriba, nos han impedido cualquier ejercicio de poder? Por qué nos hablan de nuestros derechos desde los atriles de las mismas instituciones que enseñaron a nuestras abuelas, a nuestras madres y nos siguen enseñando a nosotras que somos inferiores, que somos las acompañantes, las segundas, aquellos que nos impidieron participar en la vida político y social,  que nos dijeron que estábamos más guapas calladas, aquellos que nos enseñaron a aguantar sin rechistar las palizas y violaciones de nuestros maridos, son los que hoy nos hablan de nuestro estupendo y magnífico poder, de defender nuestros derechos.  Es pues, el derecho a ser madre, el poder de hacer nacer, ¿el único que se nos han concedido?, ¿es solo aquello que no puede realizar el hombre por si solo lo que pretenden que interpretemos como nuestro único poder y derecho a defender y que nos sintamos poderosas solo a través de satisfacerlo? Por eso solo podemos sentirnos realizadas dando a luz hijos y siendo, no madres, no,  ¡perfectas puras y santas madres!  Es por tanto aquella mujer que no desea ser madre un monstruo social por no cumplir con esa máxima, y simplemente queda relegada a no poder aspirar a otro derecho, pues sino  demuestra su agradecimiento acatando sin dudar, es una desagradecida y egoísta, no puede, por tanto la mujer tener derecho a vivienda digna, a trabajo sin condiciones precarias, a ser en definitiva respetada en igualdad, si no desea ser madre, porque ese, y no otro es nuestro gran poder... nuestro gran derecho, nuestro gran privilegio. Demos gracias.

Cuantas veces las mujeres hemos escuchado discursos repitiendo hasta la saciedad lo hermoso de ser madre, que madre no hay más que una, que el amor de una madre es único, que todo tu mundo cambia cuando eres madre, y sin menospreciar ni mucho menos que esto sea así muchas veces, donde está el discurso de aquellas no se sienten tan realizadas, de aquellas que se ven solas y desbordadas en el cuidado de sus hijos, de aquellas que se enfrentan a picos de ansiedad y estrés que pueden desencadenar en trastornos debido a la exigencia no solo de ser madre, sino de ser una madre perfecta, una madre que si duda algún día sobre si fue una buena idea tener un hijo o no , será sancionada por la sociedad, señalada como un monstruo  y lo que es peor sentirá tal culpa y vergüenza por sentirse así que silenciará cualquier miedo, duda o ambivalencia al respecto, porque su amor ha de ser puro, perfecto y nunca fallar. No es igual siendo padre, no, hay más permisividad a la duda, a la ausencia,  al error. Al hombre se le toleran más dudas sobre su paternidad, aquella mujer que dice dudar sobre si desea ser madre o no es reprobada y ha de enfrentarse a preguntan inquisitorias y miradas como si fuera un bicho raro. Y si aún así te enfrentas a todo y decides que esa no sea tú máxima, ¿qué otra alternativa te ofrece la sociedad para sentir que existe un tejido o red que haga las funciones sociales y afectivas que hace una familia tradicional en el mundo capitalista individualista?

Pero no olvidemos, los pro vida, considerarán esto un discurso radical, feminazis, nos llamarán, aquellos que aún creen que el feminismo es lo contrario al machismo, como si todo siempre se tuviera que medir con la perspectiva masculina, como si la única vara de medir fuera el pene. Y es que el feminismo no puede ser lo contrario al machismo porque el feminismo si con algo es intolerante por encima de todo es con la opresión, no es culpa de las feministas que toda dominación y opresión haya sido ejercida siempre desde el patriarcado, desde los hombres, donde si querías jugar a ser poderosa tenías que ser igual de poderosa que ellos, ponerte los trajes del mismo color que ellos y decir las mismas palabras que ellos decían y sobre todo explotar a los mismos que ellos explotan. Bueno eso, o ser madre. Porque ese es el único poder que le conceden a la mujer, donde la mujer no tiene que ser igual de explotadora que el hombre, ese poder que en su mayoría supone en la mujer una retirada de la presencia en la calle, en las esferas político sociales representativas, y si se le ocurre seguir participando una vez es madre, nadie se preocupe,  que la sociedad le impone una losa de culpabilidad que arrastrará día a día. Cada día que se va a trabajar  y deja a sus hijos al cuidado de otro se va con el recordatorio de que no es la puñetera madre perfecta y no está a la altura de la Virgen María, pero lee una revista de super mujeres donde muchas compatibilizan todo eso con la mayor felicidad del mundo y encima con aspecto de modelos de pasarela, o famélicas enfermas, según quien mire... Y ella se pregunta porque ella se siente cansada, porque tiene tantas ojeras, y porque hoy no tiene tantas ganas de jugar con sus hijos, y se siente desdichada por no sentirse tan hermosa para el disfrute de su marido, sin pararse a pensar en que quizás la culpa no es suya y quién coloca la losa que ella carga a su espalda no es ella misma.
Esa mujer considera que es culpa suya porque no ve en el sistema que la rodea la opresión, porque ya se encargan todo su alrededor de repetir eso de que las mujeres son dominantes, manipuladoras, más peligrosas en el poder, y que son las jefas de las casa. Joder, tanto poder, tan listas, tan duras, tan "jefas" tan temidas que somos, no se como entonces nos han caído hostias a diestro y siniestro en todos los callejones de la historia. Causa daño escuchar este tipo de comentarios normalmente emitidos por hombres cuando siguen muriendo mujeres de la manera más cruel por sus parejas, cuando seguimos caminando por calles oscuras deprisa por miedo a que alguien considere que existimos para darles placer, para violarnos o para disfrutar de nuestros "encantos", porque es "encantador" que yo contonee mis caderas, y !uy! si soy muy poderosa cuando lo hago porque todos me miran con la boca abierta, eh aquí mim otro gran poder y manipulación que tengo... ese es el poder que nos conceden, esa es la manipulación y la dominación de la que hablan, la de deleitar con nuestro cuerpo... "Los hombres hacen lo que las mujeres quieren..." siempre y cuando estés buena, enseñes escote, pongas ojitos de tierna o lloriquees, es decir, seas lo que ellos quieren que seas, un animalito desvalido, desprotegido, y delicado, no vayan a sentirse menos hombres, menos poderosos, menos necesarios.  Que los hombres están a nuestros pies... por eso, este año han vuelto a morir 78 mujeres por violencia machista. Acaso quiere decir que las que mueren o son maltratadas es porque no ejercen "su poder" como  se espera que lo hagan. No  han contoneado sus caderas ni han lucido su escote todo lo bien que debían para "dominar" al hombre me supongo... Decir que las mujeres somos las que mandamos y que a la vez siga habiendo violaciones y hombres que se cuestionen sí estaban provocando demuestra la barbaridad del comentario y el cinismo del explotador para sentirse menos culpable...

 No cuentan estos hombres, no conciben mejor dicho, no les cabe en la cabeza, que las feministas no aspiramos ni de lejos a ostentar sus altares de poder, y esto también les jode, porque no decirlo, que aspiremos a sentarnos en sus tronos ni mucho menos rozarlos porque nos parecen una mierda sencillamente, aspiramos a un mundo muy lejos de sus tronos, y eso les vuelve a joder, que tenemos alternativas mejores a las suyas,  lo que queremos esn quemar sus tronos para que nunca más nadie vuelva a sentarse.  Porque es esa aspiración nuestra máxima, y sí, antes incluso que la de ser madres, dicho sin tapujos, que no es una por ello un monstruo, ni menos mujer ni menos humana, por aspirar a algo más que a ser madre. Por aspirar a encabezar luchas, por animar a la emancipación, a dar ejemplo en luchas laborales, a hacer sonar su voz en las asambleas, y a ser escuchada sin que primero sea escaneado su cuerpo.  

Las mujeres sabemos de que estamos hablando cuando decimos que queremos decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra vida, sobre si queremos abortar o no, no somos seres idiotas, menos capaces de tomar decisiones con criterio y en consecuencia, sabemos que vida defendemos , la del oprimido y la oprimida, pero no solo sabemos defender, sino atacar, y por eso también sabemos atacar al que quiera decidir por nosotras, porque no somos animales desvalidos, no somos la representación de lo pacífico y delicado, porque el día que dejemos de asumir esto, de considerar que nuestro único poder es contonear las caderas o ser madre, y nos unamos, para reclamar lo que tantos siglos nos robaron y pisotearon, seremos una marea muy enfurecida e imparable. Porque el día que nos unamos desde nuestra condición de mujeres obreras, doblemente explotadas, los maridos obreros tras llegar a casa de sus fábricas no encontrarán en su hogar una esclava con la que desquitarse tras haber sido explotado por el patrón, sino que verá en nosotras una compañera doblemente concienciada y por ello más armada para la revolución.

Porque no existe ninguna forma de esclavitud peor que la que se ha ejercido y aún se ejerce sobre las mujeres, es la esclavitud que menos entiende de lugares, de sociedades, de culturas, de razas, de edades, es la eterna constante en cada parte del mundo y la historia, se han liberado muchos oprimidos en la historia, pero esta liberación nunca va en femenino al 100%, y cuando hay conatos de ello se oculta se silencia, no se habla de nosotras ni para decir que hemos muerto por la revolución. No se habla de ellas ni para devaluarlas, ni siquiera para atacarlas, sometidas eternamente al peor látigo de todos, la indiferencia y el silencio, eternamente sin voz.  Pero quizás tanto silencio, tanto hostigamiento no esconderá un terrible temor a nuestra libertad? Si alzamos la voz nos llaman monstruos, radicales, feminazis. ¿Monstruos? Pues si esto es así, enseñémosles bien los dientes, la saliva que gotee de nuestros colmillos será monstruosamente corrosiva para el patriarcado.


miércoles, 19 de noviembre de 2014

sin limar aristas

Reduciendo al absurdo el argumento
desprestigiando la crítica en un momento,
derribando la construcción de aquellos pilares
meando con desdén en el único hueco por donde pasa la luz de los estandartes.

Dejando el mundo esparcido como canicas azarosas
dándole rienda suelta a una metafísica desastrosa
ignorando el palpitar que ya no soportamos
de tanto que lleva atronando.
Y me responden que no hay más soluciones
que limar las aristas de nuestros corazones
¿ahora? ahora que tanto me costó dejarlas crecer..
¿ahora que ya me pincharon la piel?
¿ahora que la cicatriz ya no puedo esconder?
me dicen que confiemos esta vez ...

Que pisoteemos las flores que crecen en la historia
como si no le hubiera costado sembrar el jardín de la memoria
y no hay manera, no aprendemos...
Nos asombramos por la rapidez del trueno
olvidando las gotas de lluvia que tanto llevan empapando el suelo,
perdiendo el culo por tratar de ser eternos
en vez de sentarnos y respirar más adentro.

Pasando el polvo sin correr los muebles
quieren que besemos sin sentir como la lengua se humedece,
y enseñan urnas brillantes donde ningunear toda la historia
donde olvidar a los muertos, a los presos, a las raíces porque ahora les estorban...

Cuanto tiempo gastan algunos por alejarse de las calles
dejando el aliento que hace que el grito por fin estalle.

Buenas intenciones que se apresuran
a una victoria que nunca dura
nosotras de momento, seguiremos en la lucha
donde no llegan los titulares,
donde no convence la condescendencia de sus altares
que humillan la sabiduría del pueblo curtido
y rebajan las palabras a lobos sin aullidos
Como si las palabras lanzadas así tan claras
nunca hubieran sido armas...

como si la poesía tuviera que corregirse

para ser entendida sí, pero sin sentirse. 

lunes, 17 de noviembre de 2014

bromas...



Una fuerte mano oprimiendo el pecho
unas cadenas oxidadísima en las muñecas
un esparadrapo mugriento en la boca
pero, ¡ay! mi respiración
mi respiración que se guarda poesías
cada resoplido un verso enfurecido
en cada apretar de mis puños
ellas
todos sus silencios haciendo redobles y ecos.
Están suspirando
llorando...
por eso me digo, respira otro rato
Y tantos cuchillos hechos bromas
bromas donde está vetado tu sufrimiento
donde tu rabia está mal mirada
donde no puedes decir nada sin ser tachada
"ya está la amargada"
siempre el ojo omnipotente y omnipresente
ese que jamás duda juzgar apuntar señalar y burlarse
porque puede
y tu pecho respirando
respirando el doble, el triple
respirando, doliendo, clavándose más adentro
y todos los muros que derribé con tanto esfuerzo
vuelven a alzarse solo con sus bromas,
y no puedo decir el daño que me hace sus bromas
Bromas que solo son un guión del teatro
tan aprendido, tan repetido, el telón tan raído...
y duele tanto porque no solo me duele a mi
le duele a mi historia, a mis raíces, a mi construcción
El hacha de la sensibilidad
me condena.
Una broma que para mí es una bomba
una broma por todas las fosas olvidadas
por todas las hostias recibidas
una broma lanzada sobre tantos cadáveres
una broma sobre todas las que nunca pudieron escribir
y de las que nunca sabremos los nombres.
Pero la respiración se calma
porque he conseguido esquivar la duda que asalta
no estoy equivocada
seré la amargada, la bruja, la histérica, la intolerante

por ellas 

sábado, 20 de septiembre de 2014

un hogar donde vencer



una noche por estas calles
es la paz de la que algunos no saben
los suspiros donde te evades
donde la noche parece viva
en su frescor pareciera que las estrellas respiran
y la humedad todo lo alivia
la humedad de estos días atrás
da los motivos para cualquier guerra librar
Este pueblo,
cuyas calles una guerra en el pasado vivieron
los fantasmas del bando vencido
aquí respiran tranquilos
ganaron la tranquilidad de estar a orillas del mundo.
No me iría a vivir a la ciudad ni aunque me lo regalaran
la perra sube una roca y parece la dueña de la montaña
pienso, y si los perros gobernaran...
sonrío incapaz de reprimir que los humanos me agotan
pero en medio de la quietud de la noche unas risas a lo lejos explotan
risas que no turban la tranquilidad de este pueblo
ruidos que no le roban a la noche su verso eterno
me reconcilio, no todos los humanos no son tan indignos de versos
risas, humedad, estrellas, la perra... silencio
(respirar aquí es como mirar
a una madre abrazando a su hijo a primera hora de un lunes antes de ir a trabajar)
esos segundo donde sabes que la guerra ha acabado y han ganado los buenos
nuestros instantes, nuestra sensibilidad, nuestros guerreros
no siempre perdemos
Esta todo oscuro y yo paseando en el silencio
y no hay ni rastro de las cadenas y miedos
que impusieron los tiranos del género
ese yugo que me hacía volver la vista atrás en cualquier callejón
en este pueblo se derrite y crece en mi pecho, con espinas y todo, una altiva flor
que no se arruga, ni se agacha, ni le importa si está hermosa
como la naturaleza, que no piensa en esas cosas
Simplemente con toda su fuerza brota.
Este pueblo de montaña cura las intenciones de ciudades que quieren nuestras alas rotas

Está refrescando, le silbo a la perra
nos volvemos a casa
a esperar a que vuelvas a mi cama
cuando la cárcel del mundo te deje libre
para volver a mis brazos y poder sentirte

y de nuevo sumar otra batalla ganada.

domingo, 14 de septiembre de 2014



que río se escapaba por aquella lágrima
que manaba desolada por los surcos de la rabia
llorar a solas de camino a casa
...una vez más mantener la boca cerrada...
La lágrima dominada tan efímera sublevada
un simple arrebato de otra conversación donde permanecí callada.
Desprecios hechos babas me apuñalan
injusticias toleradas en la sobremesa de la rutina
hay un postre que asesina
siembre aparece ese muro infranqueable
nunca podrán entenderse mis piedras con sus sables,
ese motivo que hace mi sonrisa falsa despreciable
por aguantarles
por no coger y levantarme..
por qué siempre ha de ser mi lengua la mordida.
Lloro de rabia porque si esa es mi guerra yo soy la clara vencida.

Me acurruco donde da vergüenza decir que eres antifascista
me llueven flechas sancionadoras
de las nubes que se acongojan
camino a casa y no puedo evitar llorar
pensando que el eco de mi no respuesta siempre resonará
por qué tanto aguantar
por qué callar...
por qué siempre asumir que nos hemos de ocultar.

mientras conduzco miro las cunetas...

miércoles, 3 de septiembre de 2014

aagh

En la última respuesta me quedo medio muerta
en los puntos suspensivos, los ojos casi inexpresivos,
en la calle a media luz caminando cuesta arriba
recordando momentos que rompieron la desidia...
Escribiendo versos en las esquinas de los escalones diarios,
donde la batalla se espera que la pierda la desgana
pero a veces esta se alza
Cuando cuatro paredes no dicen nada,
cuando el camino parece que se para
y no son las paredes sino la certeza de que toda flor acaba marchitada
aunque aguante al viento
aunque luciese sublime
al final algún pétalo se deshoja y se abandona a su suerte.

Por eso a veces prefiero las espinas
por eso prefiero una revolución con guillotinas
por eso se pasean ulrikes meinhofs por mis tintas
y me vuelvo dura y desagradable
de esas que no se reconocen por ser las más divertidas
por que aunque me pierda en la demagogia juro que en mis risas sus gritos chillan
y si salgo de fiesta y me gasto demasiado en bebida
en esos bares donde no se permite que nadie se defina
donde sale victoriosa y se fuma un pitillo la rutina
donde cumple su papel el lema de "lo que hay que hacer"
donde hay un par de gilipollas esnifando cocaina
me hundo rapido, me derramo instantanea sobre mis vigas
y siento todos mis argumentos, toda mi piel punzante de gallina
como en las manos de un niño caprichoso plastilina.
erosionada con un jarro de agua de la masa
y quisiera sentirme cómoda pero no lo consigo
parece que hay gente que le va la vida en ello
ojala ese entusiasmo desflorara nuevos Palacios de Invierno.

Me da vergüenza, y quizás sea cierto aquello que dicen
"todo el día cabreada con el mundo, todo el día te amargas, que seria estas"
esos que sentencian con una sola frase
que creen limar sus desaires y sus desplantes a un mundo que les pide socorro
el bálsamo, el alivio, la droga que se chutan para justificar que no sienten nada
está en sentenciar palabras, que no duran un segundo
aristócratas de lo rápido, de lo inmediato
de todo lo que no conlleve pensar más de un rato
Esos expertos en explotar hasta el exceso adjetivos para descalificarnos
a los amargados, a los intolerantes, a los cabreados, a los quejicas.
Deporte nacional!
bálsamos y bálsamos que se cacarean para ocultar que un mundo que muere les da exactamente igual.
La tarde está cayendo como si no hubiera pasado nada.
Que seria estoy, estoy aburrida, estoy atada al día
le aburro a mi ulrike meinhoff y decide irse
no tienes valor me dice
y tiene razón.
Hoy solo me apetecía quejarme,

venga, descalificarme. 

miércoles, 27 de agosto de 2014

constatado

Somos nuestro peor enemigo
Forzando lo establecido en nuestros suspiros
El mazo de lo aprendido altivo se desviste.
Palabras en mi boca que nunca quise
Se agolpan por salir y dejarme vendida
Entra por la puerta jactándose la rutina.
Hay mucho más allá fuera, me recuerdo
Pero de pronto conduciendo
Un zorrillo en la cuneta muerto
Parece que esta batalla hoy la pierdo.

El sol del día vuelve a ser un tirano
Demostrando con claridad que los malos van ganando
Malditos rayos, están de su lado…
Ni si quiera mis manos se libran del asfalto
Pues acarician a ratos con una capas de callos
Me pregunto, por qué me sale forzado un abrazo.
Supongo que muchos andan en esto tramando.

A veces no hay rincón donde sentirse a salvo
Encima la poesía lo deja hoy constatado.

Siguen ganando los malos…
Pero hoy en Gaza cesaron los disparos
No ganaron,
Les queda el consuelo de un día sin ser bombardeados
Los malos siguen ganando

Pero están lejos de desgastarnos

lunes, 25 de agosto de 2014

zarzas en vez de florecillas


Emana del agua y por eso es sinuosa
la fuerza de su agua por una presa retenida. 
Silenciosas camina por las baldosas
Aunque no sabe por que camina de puntillas.

Oye un ruido y no sabe por que ni mira
Alguien se lo prohibió, quizás, en otra vida
Se lleva las manos inconsciente a las rodillas
Nota que estas fueron sus pies en esa otra vida
Sus manos demasiado suaves escarban buscando semillas.
No encontró nada más que ramitas huidizas
Y algún que otro pedazo de pétalos de margaritas
Alguien quizás los arrancó con cobardía
Hubieran sido demasiado deslumbrantes en medio de un campo de espigas.

Si ella hoy las planta, se dice, que crezcan con espinas
Que desgarren la carne de aquellos que las quieren partidas.
En un campo hostil, sin han de ser, que sean ellas las que pinchan.
Y quizás algún día
Ya no serán más florecillas

Y se conviertan en un zarzal hermoso libre en las colinas. 

la gota oculta

En la ruta que lleva a los por qués
A camino entre el caballo que pasta tranquilo
Y el águila que otea impaciente
Entre el paisaje desierto
Y el oasis humedecido
Donde mis dedos ingenuos
Se proponen agarrar el cielo
O al menos sentirlo
Con la idea preconcebida de que será suave…

En ese justo instante
Donde una cree saber algo sobre el mundo
Trazos sueltos de un arco iris que no existe
Creo ver entre las nubes
¡Pero si ni llueve ni anuncia tormenta!
Y me rindo y me decido
A mirarlo con la mente abierta del niño
Que no tiene miedo a dejarse arrollar por la realidad
Que se ofrece hambriento cual lienzo
A aprender cada día algo más.
Porque aunque la radio anuncie total sequedad
yo hoy vi colores en una gota que quisieron ocultar.

Sin temor a lo que su boca ayer sentenció
Sin temor a serrar la cadena que ayer besó.
Partir de cero ante la luz de cada nuevo día
A pesar de la cortina que todo lo domina
Aprender
fuera de los lindes de la “madurez”
leer sin creer saber.


Moviéndonos de todas las fotos de cualquier titular
porque aprendemos a alejarnos cada día más,
sin miedo enfrentarnos
con aquellos a quien ayer creímos,
aunque los brazos del abrazo
se tornen polvo para siempre en nuestros charcos.

miércoles, 9 de julio de 2014


Dónde no queda el claroscuro

donde la tinta a medias es como un folio en blanco

donde la punta de la lengua derrama palabras

Ahí a gusto me desparramo

y en la verdad me empapo

aunque esté llena de barro

parlamentos llenos de fieras


Cada día luchando con los guerreros cobardes

que amontan las filas de los escuadrones de mi enjambre

porque admito que no tienen fuerzas

porque se cuanto les cuesta

porque no se ven capaces de derramar sangre

aunque el hueco de mi corazón más palpitante

lo sabe,

por eso no condena

sino que alienta,

por eso la autocrítica se hace esencial y perpetua

porque aunque vengan mis fuerzas muertas,

se lo que necesitan los parlamentos llenos de fieras

porque aunque muchos aireen y prometan

no se esconden otra cosa que sanguinarias fieras.

Es el precio de desgarrar las vendas

caminar con los ojos llenos de tierra

permitir que el horror duela,

no rendirse ante victorias falsas y pasajeras.

 

Rechazo sus estancias que repiten una dictadura sempiterna

no me acercaré a su puerta...

 

Ojala hubiera otra forma que la violencia

no sabéis cuando lo desea esta espera

no sabéis cuan horror nos causa la guerra

pero el que no se derrame nuestra sangre

no quiere decir que no haya ya gente que muera

que no se esté desatando por las calles esa guerra

que no caigan bombas no quiere decir que no haya violencia

 

Me da vergüenza

quien anda alentando al pacifismo y el diálogo en las aceras

y repito, que más quisiera...

me da vergüenza que pidáis al pueblo paciencia

mientras el sionismo a Palestina entierra

mientras un desahucio golpea la puerta.

 

Me da vergüenza que se respete la Unión Europea

mientras un pueblo de Ucrania se debe alzar en armas

contra una OTAN asesina que los amenaza.

Contra un imperalismo aliada con un nazismo que nunca acaba.

 

Me torturo por la falta de coraje

para a los asesinos poder cargarme

claro que no me atrevo

pero no por eso no ofrezco mi aliento

o lo desvío a los fariseos

que prometen victorias efímeras

banderas deslucidas a un pueblo hambriento

para convencerlo

cuan grande es vuestra ansia de cenar en sus parlamentos

que jaleáis a un pueblo deshecho.

 

Háblale al pueblo de la realidad

de lo radical,

sin miedo

de que la violencia ya acudió a su encuentro

ya quisiéramos con paz frenar tanto entierro

ya quisiera Palestina que negociando no hicieran falta piedras

pero no se negocia con el que ya lanzó su despiadada violencia

jueves, 19 de junio de 2014

si sale en las portadas...


portadas iguales, titulares idénticos

cuanto más te ajetreen los medios

menos miedo,

menos te temen, menos les preocupas

incluso si es para despedazarte

entraste en su enjambre

en su juego de títeres y bailes.

Porque lo que asusta, aquí se oculta

Lo que hace fuerza se silencia

en España se entierra en cunetas

se llenan estómagos a la fuerza

para que no se sepa que presos mueren en huelga

En el silencio, en la sombra, en lo marginal

ahí está la realidad

Y es marginal porque muchos van renunciando

porque el capitalismo está bien armado

para que el verdadero solidario sea olvidado

Queda lejos de las portadas

lejos de los titulares

La lucha por es la que sale de los callejones

donde dicen que no hay salida

donde las luces no miran

lejos de la legalidad

lejos del titular

al otro extremo de su verdad

domingo, 15 de junio de 2014

te quiero incluso sin leer a neruda


hace días que no leo a neruda


en su contra tengo la necesidad de estar informada

y son noticias de miseria

pero escarbo entre la mierda

buscando aquella primavera

donde muy de poco en poco

pero ay como me sonrojo

cuando en algún lugar del mundo ganas los buenos

y pierden los malos, los que jugaban solos en sus recreos

El caso es que leo poco a Neruda, el romántico

y si lo leo busco su amor a Stalingrado

Por eso necesito de tus manos

porque me sobre la poesía dulce de neruda

si me abrazas cuando sale la luna

tu que eres mi ternura

tu que eres la victoria

porque eres todo el futuro que nos quieren robar los que nos odian

que se jodan

que te quiero más cada hora

te espero cada hora

como a la rabia del pueblo

yo te quiero

amargo


supo que se habrían quebrado algunos tallos de la primavera

notó pastosa la boca en la despedida en la puerta

el viento helado trajo susurros de guerra

buscó calor en las banderas envueltas

y volvieron no sin ganas las fuerzas

ya se estaba pudriendo la tregua

las manos deshojaban sin respuesta

la guerra iba a ser su paz este verano
siguen intactos los tiranos

sábado, 14 de junio de 2014

sin luna












Donde no se encuentran los trastabillados túneles del vientre
 
donde el vibrante aleteo desaparece

donde el estómago se encoje hasta retocerse

donde apenas ni duele

Que hacer en ese lugar donde no hay luna

donde la noche no deja helar sus huesos por la bruma

donde no hay viento en las hojas de un otoño que se apresura

Donde mis labios no se humedecen

donde los ojos apilan un brillo inerte

donde no hay grito irreverente

la nada se hace fuerte

vuelan por los aires los puentes

y las ciudades se olvidan de la gente

la montaña está palida

la hierba reseca

le falta sudor al calor.

un otoño que se apresura sin otoño

una noche estival sin luna

un estómago si mariposas

una revolución sin sangre

no me siento nadie

que sean los versos los que hablen

miércoles, 28 de mayo de 2014

ojalá...


hay unos muros extraños

donde caminan desesperados mis pensamientos esclavo

una cárcel donde mi mirada despierta

una cárcel por todos lados abiertas

llena de puertas

llena de hienas riendo dese afuera

una cárcel que me condena

unos ojos siempre llenos de arena

rasgados por la verdadera tierra

irritados me los rasco porque los quisiera lejos, de veras.

Me invitan cientos de voces a salir desde fuera

suenan a esperanza y a ausencia de guerra,

a lavarme la vista y dejarla muerta

y unas manos desde la ventana me tienden una venda.

Las miro ondeantes allá afuera

brillantes, limpias me claman como fieras

todas las ventanas

me anuncian preciosos y rápidos mañanas

melodías hermosas donde desaparecen las migrañas

pero que un día aprendí que desafinan y se acaban.

Cómo volver al antes

al antes de entrar en la cárcel

antes de elegir los barrotes de la verdad

de la libertad sangrante en los ojos al mirar

al mirar la realidad

que condena, la odio, de verdad

no la quiero hoy, quiero la venda, quiero confiar...

quiero mentirme, quiero ser un fantasma por la ciudad

que sonríe sin saber a donde va

que no le importa que mañana asesinen a más.

 

La cárcel de la realidad es cuando miras la realidad

ya no puedes volver a ese antes nunca más

ya no puedes salir por la puerta

sin que algo, lo más real, se te muera

gruñidos, y de verdad, como quisiera

lo juro, porque duele, como quisiera

como quisiera salir ahí fuera

y caminar sin mirar

sin sentir, sin latir, sin tocar

sin llorar, sin mirar

que todo sea suavidad...

 

Como quisiera no saber la verdad

no ver estos cuchillos que es la luz de la claridad

que un día me vino a despertar

de un sueño de oscuridad

y ya no puedo volverla a apagar

pero, ay, no sabéis cuanto quisiera

no sentir esta condena

de ver las bases de la tierra

intactas mientras otros aplauden y jalean

no se qué mierda

las placas tectónicas me desesperan

siguen aferradas y nadie las siente temblar

aunque muchos se anoten un tanto una vez más,

porque no nos atrevemos a mirar de verdad

ojalá pudiera creer que cortando las flores el árbol morirá

Pero me temo que ya no lo creeré nunca más

domingo, 18 de mayo de 2014

laguerra donde me equivoqué de bando


Lucho mi guerra contra tí cada día

no lo voy a negar...

Convencida de que no voy a encerrar

a estas mariposas en estampida.

 Luché el día que apareciste

por evitar el temblar

por miedo a que mis mariposas guerreras se fueran a atolondrar

a bajar al estómago donde ya dolieron pasados embistes.

Pero tu me enseñas algo nuevo

de ti aprendo

lo dulce que puede ser la derrota.

Se merecían caricias algunas mariposas

se merecen su presencia mis irritables vísceras

que ya sobran balas en el mundo para dejar sus alas rotas.

Decía que haces dulce la derrota

Porque pierdo sin perder convicciones

pues sigo convencida de que no te necesito

de que no es solo por tí que resisto

de que sin ti seguiría siendo yo misma

de que tu no vas a limar mis aristas,
porque no quieres hacerlo

Y pierdo porque no quiero separarme de tus manos

yo intentando convencerme de que el amor es incompatible con mis mariposas

entonces lo entiendo
luchaba en el bando de los que ya viven en la derrota.

Pierdo contra tí cada noche en tu cuerpo

 porque en esta guerra yo era del bando destructor

queriendo matar al amor

por no saber que era en realidad
porque tanto la envenenado la vanalidad
las drogas de la rutina me lograron embaucar
el mundo de lo mediocre convenciéndome de dejar de soñar
las cadenas dándose un festín con mi corazón enjaulado

Yo pensaba que el amor marchitaría mis flores

y en los lances de la batalla me asomas a mil campos de colores,

mis consignas eran erróneas

facilmente las silencian tus bombas,

mis barricadas endebles y atropelladas

eran barro desmigado frente al mundo que tú me enseñabas

Me sentí como el hombre que apaga la televisión y comienza a leer
como el adolescente que no se droga y sale a correr
como el que tantas veces repitió "esto no tiene solución" y de pronto lee "El Estado y la Revolución"
yo renazco en tu colchón

Y aún lucho para reafirmar que pierdo en tus brazos

pues cual es el tremendo hallazgo

Si es que tus batallas son para lograr el mundo por el que siempre había luchado

y yo, cobarde de mí, había renunciado, lo había desterrado

y luchaba por no volver a creer en sus abrazos.

Mi lucha pierde razones en tu sonrisa

o con la calidez de tus caricias

o cuando hacemos el amor y despacio me miras.


Lucho por la convicción de no necesitarte

y cuando termina la batalla se confirma el estandarte

efectivamente no te necesito

y sin embargo no imagino no despertarme y que no estés a mi lado

esta es la única ocasión en que de mi cargo dimito

deserto de este bando

porque en esto si me había equivocado

contigo tengo mariposas revoloteando

en mi corazón revolucionario

pero también en mi estómago enamorado

sábado, 3 de mayo de 2014

contra el estado español

Hay una violencia que duele menos
hay un silencio
hay un eco en lo que se dice pueblo.

Dónde está tu saliva sin sabor
en la presa que ayer murió

Hay una pupila dilatada
opacidad en la mirada

Hay un arrecife
donde encalla vuestra tripulación fantasma

Es la cárcel del estado español
donde enmudece vuestra voz

Que el olvido sea la utopía de las instituciones asesinas
que la nuestra es un presente en rebeldía
y un futuro donde al fin paguéis por cada una de nuestras caídas

Que la tierra os sea leve a las que caísteis y siguísteis
aún cuando os dijeron que la batalla estaba perdida

Saber que aquí seguimos
que nada fue en vano
que no sobra la alegría
para seguir luchando
contra el estado fascista

Aquí y ahora  pueblo no te rindas

mierda de paz

Una niebla mojada de paz en los huesos
un eco en los besos
ausencia de verde en los reflejos del sol
edificios acuchillando el cielo.


Hoy el horizonte parecía unos párpados cansados
cuyo sol anaranjado no lograba ponerse rojo
y sabiéndose esclavo lloraba en la ciudad

Paz sin murmullo de nada
paz sin pájaro
paz que todo lo tiene atrapado y callado
menos los golpes
Nos golpean con la boca llena de paz ladrada

Teme la paz el niño que por primera vez echa a andar descontrolado
teme la paz el águila hambriento en el campo
Tema la paz por helada la primavera que sin remedio ha brotado
porque entre tanta paz no encontramos nadie que rompa la paz silenciosa para darnos la mano

Quiere el sol un horizonte a su altura
rojo, cegador y centelleante
quiere jaleo, no paz, el pueblo hambreado
quiere tierra revuelta el campesino que ha sembrado
quiere el mar olas para ser mar
quiere el pueblo guerra para ser pueblo

Quiere la poseía rabia para hacer armas de las palabras

Que sería de esta piel si no sudara
Que sería  lxs obrerxs si no lucharan
Que sería de las mujeres si cuando nos humillan no aullaran

Que mierda es ese amor al mundo
si cuando sufre no violentamos nuestra rabia

martes, 15 de abril de 2014

crecen rosas

El tumulto de hojalatas chocando
El serrín se sigue amontonado
Y se preguntan los idiotas
¿cómo mantienen la alegría en su derrota?
Sabemos que crecen rosas

El aire ennegrecido estrellando a los halcones
Los trapos manchados hechos girones
La estupidez de la urbe luciendo el escote.
Los mcdonalds a timbote.
Salpicón de tráfico en la calma de la noche
Y se preguntan los idiotas
¿Cómo conservan La alegría en la derrota?
No conformarse con la horca
Buscar palabras de colores en los grises de su boca.
Sabemos que crecen rosas

Los pies de plomo haciendo surco en el barro
Las tijeras afiladas amenazando, cortando
La pesadilla tocando la puerta
Las manos en alto suplicando la condena
El agujero negro en las gargantas de la pena
Y se preguntan los idiotas
Cómo encuentra La alegría en la derrota
Respiramos hondo en medio del cementerio
Porque donde unos solo ven muertos
Nosotros vemos crecer las rosas en cualquier hueco.

Las banderas de sangre goteando
Los himnos taladrando tímpanos tapados,
Los dientes aprisionados
La alegría en la derrota
Sabemos que crecen rosas
Que otros un día echaron semillas
Hoy observamos atentas su crecida
Queremos más rosas, más alegría.



sábado, 5 de abril de 2014

SEREMOS AÚN MÁS VIOLENTAS


Nos acusan de violentas

de incitar al odio al pueblo

y un escalofrío de orgullo reaviva nuestros escombros,

me doy cuenta de que no somos tan pocas.

Nosotras que caminábamos entre ruinas

sorteando zanjas para sobrevivir en el día a día

respirando un aire de rabia contenida

de vida dormida

y si nos sacudimos el polvo

si abrimos los ojos

si construimos puentes

nos llaman violentas

si nos negamos a seguir caminando entre su basura

que todo lo inunda.

Si les lanzamos la mierda que ellos nos vuelcan

si dejamos que la sangre corra por las venas

Nos dicen violentas.

si nos duelen 15 inmigrantes muertos

en las aguas de un infinito estrecho

que los resultados del futbol, somos violentos

si escupimos a quien saca de sus casas a ancianas tirándole de los pelos

nos llaman violentos

si lloramos por cada obrero herido o muerto

somos violentos

si soñamos con un futuro para nuestros hijos

donde no sean humanos apagados por el miedo

somos violentos

si en nuestras venas corre sangre humana

si se nos encabrita el corazón de rabia

si echamos a volar nuestra paloma solidaria

somos violentas...

Pasamos días sentados en las plazas

cada minuto somos obscenamente pacíficos

y hoy el pacifismo si debería ser delito

Pues merecen más que piedras

los productores de un pueblo en miseria.

Aunque en su boca salgan cucarachas

cada vez que nos llaman violentas desde sus venas de escarcha

será un orgullo ser ahora y siempre violenta

porque esta piel si que se eriza y se calienta

porque si que dejamos que el sudor caiga sobre la tierra

y el olor a humedad nos alimenta

porque sentimos, odiamos

porque amamos algo más que lo que cabe en nuestras manos,

claro que odiamos

a los que nos quieren paseantes apagados

a los que nos acusan de ser humanos solidarios

¿Violentos? deberíamos serlo más

porque donde otros mueren, callar

si que es un delito contra la solidaridad

en nuestras casa a desahuciarnos a patadas no volveréis a entrar

en nuestros trabajos a repartir látigos no volveremos a dejaros pasar

en nuestros mentes emancipadas no vengáis a decirnos que pensar

en nuestros cuerpos no vengáis a intentarlos atar

en nuestros nombres no volváis a bombardear

en nuestra ovarios no meteréis vuestra violadora moralidad

a nuestros espacios no os atreváis a venirnos a derribar

a nuestras montañas no vengáis a poner vallas y a cazar

a nuestros muertos no os atreváis a ningunear

a nuestra historia no la volveréis a silenciar

a nuestras presas no les volveréis a torturar

a nuestro corazón no le vengáis a decir cuando palpitar

porque os esperaremos, cada día más violentas

os esperaremos armadas e inserructas

porque no odiaros a vosotros que armados y trajeados

matáis cada día nuestra vida, nuestro futuro

es nuestro delito,

si nos robáis nuestros sueños

será delito no ser con vosotros violentos

os odiamos sin tapujos

porque amamos la vida sin vuestros lujos

no odiaros sería no ser humanos.

lunes, 17 de febrero de 2014


Ahí donde el frío desenamora
Donde el silencio saca a pasear su sombra
Donde la naturaleza es un gigante
Que me desmonta
Que me destroza.
En ese lugar donde muerden las rocas
Donde se pasean viejas derrotas
Eternas fosas
Donde caen atraídas las mariposas
Donde la oscuridad de su polvo las despoja

Qué sentido tiene caminar
Donde no se sabe pisar
Donde el barro no llega ni a salpicar
Qué fue de la boca que moría por gritar
Si hoy lleva un día entero sin hablar
Viendo con pánico al atardecer llegar
El devenir de un día más.

Se me vienen encima todas las frases rotas
Todas las palabras vacías en su boca
Aquellos días sin aleteo de mariposas
Cediendo terreno al dejar pasar las cosas
A no ponerle al corazón la chispa que lo explota
Me miro las manos y están vacías de bombas
Siempre lo estuvieron
Pero que nadie se atreva
Que nadie me diga como revolucionar mis estrofas
Que en estas letras siempre hay una lucha encarnizada
La noche siempre en guerra con la mañana
La tristeza y la alegría revolcándose en la misma cama
El deseo y la apatía haciéndome su esclava
Las contradicciones haciendo chirriar la espada
El hacha anhelando romper la cadena que nos abraza

Oraciones y plegarias
Siempre ocultas en mis palabras
Ya renuncié a que nadie las entienda
No me va a doler ahora escribir para la nada
Si no deseo más recompensa
Que estos ratos de dejar el alma desnudada
Y mientras van mis miedos en bragas
 dando saltitos por estos versos
yo me desenamoro hoy de la montaña
que así mañana quizás pactemos la reconciliación
y vuelva a sentirme colmada
en vez de a ella atada.

Le doy un pellizco a mi mariposa enrojecida
Siempre queriendo aletear en mis vísceras
Siempre necesitando de la chispa
Del polvo que la hace ascender para tener buenas vistas
Y le digo que esté tranquila
Que no se anquilosa una fiera, que solo está dormida
Y le dice a sus compañeras, que aleteen hoy ellas
Que hoy ella se siente vencida
Pero sabe que como siempre mañana vendrá la batida
El duelo contra la esperanza perdida

Gracias a la oscuridad
A la soledad y al silencio de las ruinas
Descubrí un amante para toda la vida
Estas letras son escombros
Donde cada día volver a construir cimientos
Por eso a veces me vuelvo de cristal y me rompo
Desecha en pedazos al viento,
Pareciendo que no miran nada mis ojos
Pero lo ven todo
Lo sienten todo
Algo que nadie verá jamás
Los colores ambiguos, mal mezclados, emborronados, pero brillantes de mi soledad.