"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

lunes, 17 de febrero de 2014


Ahí donde el frío desenamora
Donde el silencio saca a pasear su sombra
Donde la naturaleza es un gigante
Que me desmonta
Que me destroza.
En ese lugar donde muerden las rocas
Donde se pasean viejas derrotas
Eternas fosas
Donde caen atraídas las mariposas
Donde la oscuridad de su polvo las despoja

Qué sentido tiene caminar
Donde no se sabe pisar
Donde el barro no llega ni a salpicar
Qué fue de la boca que moría por gritar
Si hoy lleva un día entero sin hablar
Viendo con pánico al atardecer llegar
El devenir de un día más.

Se me vienen encima todas las frases rotas
Todas las palabras vacías en su boca
Aquellos días sin aleteo de mariposas
Cediendo terreno al dejar pasar las cosas
A no ponerle al corazón la chispa que lo explota
Me miro las manos y están vacías de bombas
Siempre lo estuvieron
Pero que nadie se atreva
Que nadie me diga como revolucionar mis estrofas
Que en estas letras siempre hay una lucha encarnizada
La noche siempre en guerra con la mañana
La tristeza y la alegría revolcándose en la misma cama
El deseo y la apatía haciéndome su esclava
Las contradicciones haciendo chirriar la espada
El hacha anhelando romper la cadena que nos abraza

Oraciones y plegarias
Siempre ocultas en mis palabras
Ya renuncié a que nadie las entienda
No me va a doler ahora escribir para la nada
Si no deseo más recompensa
Que estos ratos de dejar el alma desnudada
Y mientras van mis miedos en bragas
 dando saltitos por estos versos
yo me desenamoro hoy de la montaña
que así mañana quizás pactemos la reconciliación
y vuelva a sentirme colmada
en vez de a ella atada.

Le doy un pellizco a mi mariposa enrojecida
Siempre queriendo aletear en mis vísceras
Siempre necesitando de la chispa
Del polvo que la hace ascender para tener buenas vistas
Y le digo que esté tranquila
Que no se anquilosa una fiera, que solo está dormida
Y le dice a sus compañeras, que aleteen hoy ellas
Que hoy ella se siente vencida
Pero sabe que como siempre mañana vendrá la batida
El duelo contra la esperanza perdida

Gracias a la oscuridad
A la soledad y al silencio de las ruinas
Descubrí un amante para toda la vida
Estas letras son escombros
Donde cada día volver a construir cimientos
Por eso a veces me vuelvo de cristal y me rompo
Desecha en pedazos al viento,
Pareciendo que no miran nada mis ojos
Pero lo ven todo
Lo sienten todo
Algo que nadie verá jamás
Los colores ambiguos, mal mezclados, emborronados, pero brillantes de mi soledad.

lunes, 3 de febrero de 2014

sensibilidad

Como ese amante del que renegar
Al que inevitablemente siempre vuelvo a acariciar
Sin saber si continuar
Con el temor de lo que implica rozar
Con la certeza de que dolerá
Con la aspereza de la realidad
Con la duda eterna de que siempre estará.
Y no saber si querer que esté
O que se valla de una vez
Esa caricia tan fría y tan fiel
Lamiendo y arañando a la vez
Como el silencio
Tan efímero, tan eterno
Tan sincero
Trae la paz pero suena como la de los cementerios.
Los ojos puestos en la enormidad de la naturaleza
Que de tan hermosa es traicionera
Que en su gigantesca sombra me siento demasiado pequeña
Demasiado fea
Recuerdo aquella vez que me dijeron
“te va a tocar respirar el doble”
Ser sensible hasta sentir el horizonte
No es hermoso, rompe
El corazón desparramado sintiendo a los sin nombre
Y encogido por la soledad que abraza mi nombre
En la soledad me descubro como en casa
Pero a ratos me despedaza
Los minutos se hacen eternos
El silencio y la miseria avanzan.
No quiero salir de casa
Y a la vez me atrapa…
Leo una noticia
La violencia policial golpea y asesina
A una anciana solidaria
Debo salir de casa.
Contra la indiferencia me sobran armas
Respiro el doble, la ansiedad pasa