"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

miércoles, 9 de julio de 2014


Dónde no queda el claroscuro

donde la tinta a medias es como un folio en blanco

donde la punta de la lengua derrama palabras

Ahí a gusto me desparramo

y en la verdad me empapo

aunque esté llena de barro

parlamentos llenos de fieras


Cada día luchando con los guerreros cobardes

que amontan las filas de los escuadrones de mi enjambre

porque admito que no tienen fuerzas

porque se cuanto les cuesta

porque no se ven capaces de derramar sangre

aunque el hueco de mi corazón más palpitante

lo sabe,

por eso no condena

sino que alienta,

por eso la autocrítica se hace esencial y perpetua

porque aunque vengan mis fuerzas muertas,

se lo que necesitan los parlamentos llenos de fieras

porque aunque muchos aireen y prometan

no se esconden otra cosa que sanguinarias fieras.

Es el precio de desgarrar las vendas

caminar con los ojos llenos de tierra

permitir que el horror duela,

no rendirse ante victorias falsas y pasajeras.

 

Rechazo sus estancias que repiten una dictadura sempiterna

no me acercaré a su puerta...

 

Ojala hubiera otra forma que la violencia

no sabéis cuando lo desea esta espera

no sabéis cuan horror nos causa la guerra

pero el que no se derrame nuestra sangre

no quiere decir que no haya ya gente que muera

que no se esté desatando por las calles esa guerra

que no caigan bombas no quiere decir que no haya violencia

 

Me da vergüenza

quien anda alentando al pacifismo y el diálogo en las aceras

y repito, que más quisiera...

me da vergüenza que pidáis al pueblo paciencia

mientras el sionismo a Palestina entierra

mientras un desahucio golpea la puerta.

 

Me da vergüenza que se respete la Unión Europea

mientras un pueblo de Ucrania se debe alzar en armas

contra una OTAN asesina que los amenaza.

Contra un imperalismo aliada con un nazismo que nunca acaba.

 

Me torturo por la falta de coraje

para a los asesinos poder cargarme

claro que no me atrevo

pero no por eso no ofrezco mi aliento

o lo desvío a los fariseos

que prometen victorias efímeras

banderas deslucidas a un pueblo hambriento

para convencerlo

cuan grande es vuestra ansia de cenar en sus parlamentos

que jaleáis a un pueblo deshecho.

 

Háblale al pueblo de la realidad

de lo radical,

sin miedo

de que la violencia ya acudió a su encuentro

ya quisiéramos con paz frenar tanto entierro

ya quisiera Palestina que negociando no hicieran falta piedras

pero no se negocia con el que ya lanzó su despiadada violencia