"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

miércoles, 27 de agosto de 2014

constatado

Somos nuestro peor enemigo
Forzando lo establecido en nuestros suspiros
El mazo de lo aprendido altivo se desviste.
Palabras en mi boca que nunca quise
Se agolpan por salir y dejarme vendida
Entra por la puerta jactándose la rutina.
Hay mucho más allá fuera, me recuerdo
Pero de pronto conduciendo
Un zorrillo en la cuneta muerto
Parece que esta batalla hoy la pierdo.

El sol del día vuelve a ser un tirano
Demostrando con claridad que los malos van ganando
Malditos rayos, están de su lado…
Ni si quiera mis manos se libran del asfalto
Pues acarician a ratos con una capas de callos
Me pregunto, por qué me sale forzado un abrazo.
Supongo que muchos andan en esto tramando.

A veces no hay rincón donde sentirse a salvo
Encima la poesía lo deja hoy constatado.

Siguen ganando los malos…
Pero hoy en Gaza cesaron los disparos
No ganaron,
Les queda el consuelo de un día sin ser bombardeados
Los malos siguen ganando

Pero están lejos de desgastarnos

lunes, 25 de agosto de 2014

zarzas en vez de florecillas


Emana del agua y por eso es sinuosa
la fuerza de su agua por una presa retenida. 
Silenciosas camina por las baldosas
Aunque no sabe por que camina de puntillas.

Oye un ruido y no sabe por que ni mira
Alguien se lo prohibió, quizás, en otra vida
Se lleva las manos inconsciente a las rodillas
Nota que estas fueron sus pies en esa otra vida
Sus manos demasiado suaves escarban buscando semillas.
No encontró nada más que ramitas huidizas
Y algún que otro pedazo de pétalos de margaritas
Alguien quizás los arrancó con cobardía
Hubieran sido demasiado deslumbrantes en medio de un campo de espigas.

Si ella hoy las planta, se dice, que crezcan con espinas
Que desgarren la carne de aquellos que las quieren partidas.
En un campo hostil, sin han de ser, que sean ellas las que pinchan.
Y quizás algún día
Ya no serán más florecillas

Y se conviertan en un zarzal hermoso libre en las colinas. 

la gota oculta

En la ruta que lleva a los por qués
A camino entre el caballo que pasta tranquilo
Y el águila que otea impaciente
Entre el paisaje desierto
Y el oasis humedecido
Donde mis dedos ingenuos
Se proponen agarrar el cielo
O al menos sentirlo
Con la idea preconcebida de que será suave…

En ese justo instante
Donde una cree saber algo sobre el mundo
Trazos sueltos de un arco iris que no existe
Creo ver entre las nubes
¡Pero si ni llueve ni anuncia tormenta!
Y me rindo y me decido
A mirarlo con la mente abierta del niño
Que no tiene miedo a dejarse arrollar por la realidad
Que se ofrece hambriento cual lienzo
A aprender cada día algo más.
Porque aunque la radio anuncie total sequedad
yo hoy vi colores en una gota que quisieron ocultar.

Sin temor a lo que su boca ayer sentenció
Sin temor a serrar la cadena que ayer besó.
Partir de cero ante la luz de cada nuevo día
A pesar de la cortina que todo lo domina
Aprender
fuera de los lindes de la “madurez”
leer sin creer saber.


Moviéndonos de todas las fotos de cualquier titular
porque aprendemos a alejarnos cada día más,
sin miedo enfrentarnos
con aquellos a quien ayer creímos,
aunque los brazos del abrazo
se tornen polvo para siempre en nuestros charcos.