"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

sábado, 20 de septiembre de 2014

un hogar donde vencer



una noche por estas calles
es la paz de la que algunos no saben
los suspiros donde te evades
donde la noche parece viva
en su frescor pareciera que las estrellas respiran
y la humedad todo lo alivia
la humedad de estos días atrás
da los motivos para cualquier guerra librar
Este pueblo,
cuyas calles una guerra en el pasado vivieron
los fantasmas del bando vencido
aquí respiran tranquilos
ganaron la tranquilidad de estar a orillas del mundo.
No me iría a vivir a la ciudad ni aunque me lo regalaran
la perra sube una roca y parece la dueña de la montaña
pienso, y si los perros gobernaran...
sonrío incapaz de reprimir que los humanos me agotan
pero en medio de la quietud de la noche unas risas a lo lejos explotan
risas que no turban la tranquilidad de este pueblo
ruidos que no le roban a la noche su verso eterno
me reconcilio, no todos los humanos no son tan indignos de versos
risas, humedad, estrellas, la perra... silencio
(respirar aquí es como mirar
a una madre abrazando a su hijo a primera hora de un lunes antes de ir a trabajar)
esos segundo donde sabes que la guerra ha acabado y han ganado los buenos
nuestros instantes, nuestra sensibilidad, nuestros guerreros
no siempre perdemos
Esta todo oscuro y yo paseando en el silencio
y no hay ni rastro de las cadenas y miedos
que impusieron los tiranos del género
ese yugo que me hacía volver la vista atrás en cualquier callejón
en este pueblo se derrite y crece en mi pecho, con espinas y todo, una altiva flor
que no se arruga, ni se agacha, ni le importa si está hermosa
como la naturaleza, que no piensa en esas cosas
Simplemente con toda su fuerza brota.
Este pueblo de montaña cura las intenciones de ciudades que quieren nuestras alas rotas

Está refrescando, le silbo a la perra
nos volvemos a casa
a esperar a que vuelvas a mi cama
cuando la cárcel del mundo te deje libre
para volver a mis brazos y poder sentirte

y de nuevo sumar otra batalla ganada.

domingo, 14 de septiembre de 2014



que río se escapaba por aquella lágrima
que manaba desolada por los surcos de la rabia
llorar a solas de camino a casa
...una vez más mantener la boca cerrada...
La lágrima dominada tan efímera sublevada
un simple arrebato de otra conversación donde permanecí callada.
Desprecios hechos babas me apuñalan
injusticias toleradas en la sobremesa de la rutina
hay un postre que asesina
siembre aparece ese muro infranqueable
nunca podrán entenderse mis piedras con sus sables,
ese motivo que hace mi sonrisa falsa despreciable
por aguantarles
por no coger y levantarme..
por qué siempre ha de ser mi lengua la mordida.
Lloro de rabia porque si esa es mi guerra yo soy la clara vencida.

Me acurruco donde da vergüenza decir que eres antifascista
me llueven flechas sancionadoras
de las nubes que se acongojan
camino a casa y no puedo evitar llorar
pensando que el eco de mi no respuesta siempre resonará
por qué tanto aguantar
por qué callar...
por qué siempre asumir que nos hemos de ocultar.

mientras conduzco miro las cunetas...

miércoles, 3 de septiembre de 2014

aagh

En la última respuesta me quedo medio muerta
en los puntos suspensivos, los ojos casi inexpresivos,
en la calle a media luz caminando cuesta arriba
recordando momentos que rompieron la desidia...
Escribiendo versos en las esquinas de los escalones diarios,
donde la batalla se espera que la pierda la desgana
pero a veces esta se alza
Cuando cuatro paredes no dicen nada,
cuando el camino parece que se para
y no son las paredes sino la certeza de que toda flor acaba marchitada
aunque aguante al viento
aunque luciese sublime
al final algún pétalo se deshoja y se abandona a su suerte.

Por eso a veces prefiero las espinas
por eso prefiero una revolución con guillotinas
por eso se pasean ulrikes meinhofs por mis tintas
y me vuelvo dura y desagradable
de esas que no se reconocen por ser las más divertidas
por que aunque me pierda en la demagogia juro que en mis risas sus gritos chillan
y si salgo de fiesta y me gasto demasiado en bebida
en esos bares donde no se permite que nadie se defina
donde sale victoriosa y se fuma un pitillo la rutina
donde cumple su papel el lema de "lo que hay que hacer"
donde hay un par de gilipollas esnifando cocaina
me hundo rapido, me derramo instantanea sobre mis vigas
y siento todos mis argumentos, toda mi piel punzante de gallina
como en las manos de un niño caprichoso plastilina.
erosionada con un jarro de agua de la masa
y quisiera sentirme cómoda pero no lo consigo
parece que hay gente que le va la vida en ello
ojala ese entusiasmo desflorara nuevos Palacios de Invierno.

Me da vergüenza, y quizás sea cierto aquello que dicen
"todo el día cabreada con el mundo, todo el día te amargas, que seria estas"
esos que sentencian con una sola frase
que creen limar sus desaires y sus desplantes a un mundo que les pide socorro
el bálsamo, el alivio, la droga que se chutan para justificar que no sienten nada
está en sentenciar palabras, que no duran un segundo
aristócratas de lo rápido, de lo inmediato
de todo lo que no conlleve pensar más de un rato
Esos expertos en explotar hasta el exceso adjetivos para descalificarnos
a los amargados, a los intolerantes, a los cabreados, a los quejicas.
Deporte nacional!
bálsamos y bálsamos que se cacarean para ocultar que un mundo que muere les da exactamente igual.
La tarde está cayendo como si no hubiera pasado nada.
Que seria estoy, estoy aburrida, estoy atada al día
le aburro a mi ulrike meinhoff y decide irse
no tienes valor me dice
y tiene razón.
Hoy solo me apetecía quejarme,

venga, descalificarme.