"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

miércoles, 3 de septiembre de 2014

aagh

En la última respuesta me quedo medio muerta
en los puntos suspensivos, los ojos casi inexpresivos,
en la calle a media luz caminando cuesta arriba
recordando momentos que rompieron la desidia...
Escribiendo versos en las esquinas de los escalones diarios,
donde la batalla se espera que la pierda la desgana
pero a veces esta se alza
Cuando cuatro paredes no dicen nada,
cuando el camino parece que se para
y no son las paredes sino la certeza de que toda flor acaba marchitada
aunque aguante al viento
aunque luciese sublime
al final algún pétalo se deshoja y se abandona a su suerte.

Por eso a veces prefiero las espinas
por eso prefiero una revolución con guillotinas
por eso se pasean ulrikes meinhofs por mis tintas
y me vuelvo dura y desagradable
de esas que no se reconocen por ser las más divertidas
por que aunque me pierda en la demagogia juro que en mis risas sus gritos chillan
y si salgo de fiesta y me gasto demasiado en bebida
en esos bares donde no se permite que nadie se defina
donde sale victoriosa y se fuma un pitillo la rutina
donde cumple su papel el lema de "lo que hay que hacer"
donde hay un par de gilipollas esnifando cocaina
me hundo rapido, me derramo instantanea sobre mis vigas
y siento todos mis argumentos, toda mi piel punzante de gallina
como en las manos de un niño caprichoso plastilina.
erosionada con un jarro de agua de la masa
y quisiera sentirme cómoda pero no lo consigo
parece que hay gente que le va la vida en ello
ojala ese entusiasmo desflorara nuevos Palacios de Invierno.

Me da vergüenza, y quizás sea cierto aquello que dicen
"todo el día cabreada con el mundo, todo el día te amargas, que seria estas"
esos que sentencian con una sola frase
que creen limar sus desaires y sus desplantes a un mundo que les pide socorro
el bálsamo, el alivio, la droga que se chutan para justificar que no sienten nada
está en sentenciar palabras, que no duran un segundo
aristócratas de lo rápido, de lo inmediato
de todo lo que no conlleve pensar más de un rato
Esos expertos en explotar hasta el exceso adjetivos para descalificarnos
a los amargados, a los intolerantes, a los cabreados, a los quejicas.
Deporte nacional!
bálsamos y bálsamos que se cacarean para ocultar que un mundo que muere les da exactamente igual.
La tarde está cayendo como si no hubiera pasado nada.
Que seria estoy, estoy aburrida, estoy atada al día
le aburro a mi ulrike meinhoff y decide irse
no tienes valor me dice
y tiene razón.
Hoy solo me apetecía quejarme,

venga, descalificarme. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario