"mariposa, tu eres el alma de los guerreros..."

miércoles, 15 de julio de 2015

lo que se...



sé pocas cosas de la vida
de hecho será mejor decir
que no se casi nada de esa muñeca de porcelana
tan a menudo fría y extraña
pero que cuando se deshace
nos baña de un líquido extraño pegajoso y dulce
incluso a veces refrescante
y aunque sigo sin saber de nada
se que me gusta ver a perros coronándose en las montañas
que volveré a llorar si veo ancianas arrastradas por la policía
que se me eriza la piel cuando gritan multitudes.
Se que un voto no cambia nada
y que un fascista nunca debe morir tranquilo en su cama.
Que se sobrevive a caminar sola entre mil manifestaciones
porque al final encuentras tu manada.
Se que me odiará sin rencor a quien hice daño
pero también sé que nunca hice daño sin sentir culpa
y que soy más seca cuando hace calor.
Se que lloraré si derriban de nuevo la fábrika
pero también se que ahí no se acaba nada,
se que un uniforme encierra telarañas
y se que tu risa suena a revolución
se que hay un trocito de palestina en mis mejores versos
que nunca serán buenos,
y otro hueco para el control del aeropuerto de Israel en mis balas.
Se que en Gibraltar no quiero ver más cuerpos flotando
se que seguiré celebrando a viva voz un torero cornamentado
y que me da más miedo un contrato que una bomba bajo el coche.
Se que no olvidaré a los maestros de la historia y la revolución
pero no callaré que no callaré que para ELLAS nunca hubo mención.
No se escribir poesía
se que hay habitaciones de hotel ansiosas y hastías
y se que no me conformo con humo si no hay llamas.
No se donde están las flores que derrocan gobiernos
si se quienes empuñaron fusiles que lo hicieron.
Se que soy cobarde
pero también se que no le temo a coger un avión sola a país extranjero
se que me gusta jugar contigo en la cama antes de dormir
y que me cuesta escribir cuando me siento feliz.

miércoles, 1 de julio de 2015

volar

Estivales los pájaros entre los albaricoques y zarzas
solo un segundo abre sus alas,
girones de vuelo, vuelo imprevisto, se desatan las ganas.
Tras días de alas pausadas,
equilibrios llenos de miedo
patas atrofiadas
y sin más, de repente...
vuelo sin dudas, lanzado, arrojado al devenir
sin medias tintas, tomando partido sus alas
contra el viento o nada
contra el aire o contra el suelo
el aire que no se apiada y aún así allá va
se lanza, contra el muro de las jaulas,
y gana la batalla la hazaña
espirales en el aire, los suyos lo aclaman
y como si nada, en unos segundos, escapa
desaparece, se pierde entre un sin fin de alas
no hay tiempo para despedidas,
pero se me escapan las lágrimas

 la libertad estalla.